Los Magos de Oriente sin miedo a la lluvia y la nieve

mieres x. Pie de foto xasdf adsaf asxxx. / JUAN CARLOS ROMAN
mieres x. Pie de foto xasdf adsaf asxxx. / JUAN CARLOS ROMAN

Fieles a sus citas con los más pequeños, Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron por mar, por tierra y en esquís

M. VARELA/ B. G. HIDALGO LANGREO/MIERES/ C. DEL NARCEA / NAVIA.

Con la lluvia amenazando parecía complicado que los Reyes Magos cumpliesen con todas sus citas. Pero la magia de la noche de las cabalgatas hizo que miles de niños pudiesen ver a los Reyes, disfrutar con los animales y figurantes y coger muchos caramelos.

En el valle del Nalón las visitas reales comenzaron temprano, a las cinco de la tarde acudieron a la marquesina de Pénjamo a recibir a los pequeños. Pronto se fueron porque a partir de las seis llegaron a sus citas en Caso, Sobrescobio, Laviana, San Martín del Rey Aurelio donde se dieron cita cinco cabalgatas, la de Blimea presentaba como novedad un gran árbol realizado con el nombre de todos los pueblos de la parroquia, fue el protagonista para los mayores que buscaban en él sus raíces. Mientras en El Entrego entraban en la iglesia para disfrutar de una escenificación de la Adoración del Niño Jesús.

La cabalgata del municipio cabecera de esta comarca, Langreo fue la más seguida. Partió puntualmente a las seis y media del distrito de Ciaño, y comenzan a palparse las primeras emociones un grupo de niños pequeños gritaba «los Reyes, los Reyes» pero con el paso del primer Rey se callaron y abrieron sus ojos para disfrutar de todo el cortejo, mágico a sus ojos. En el balcón del Ayuntamiento de Sama los tres Reyes saludaron a todos los langreanos acompañados por el alcalde que les cedió todo el protagonismo.

En el Caudal, sus majestades llegaron primero a Riosa pero no se olvidaron de recorrer los concejos de Aller, Morcín y Pola de Lena. Siete majestuodas y luminosas carrozas iniciaron a las seis y media su recorrido por la villa de Mieres. Las calles estaban abarrotadas y pronto se llenaron de caramelos y de gritos de los más pequeños. Muy elogiada fue este año la nueva carroza, llena de luces y un escenario donde tuvieron cabida las dibujos animados preferidos por los más pequeños de la casa. Pero además pudieron disfrutaron con los animales y con los camiones de Bomberos de Asturias que por primera vez se pasearon por Mieres.

Iluminados por antorchas y deslizandose en tablas de esquí y en snow los Tres Magos de Oriende descendieron por las pistas de la estación allerana de Fuentes de Invierno cargados de regalos para los más pequeños.

En la comarca occidental, los Reyes Magos llegaron por tierra y por mar, sin temor a la lluvia. Desde el barrio del Cascarín bajaron Melchor, Gaspar y Baltasar para reunirse con los más pequeños de Cangas del Narcea, que esperaban a los Magos de Oriente en la plaza del Ayuntamiento. Les sorprndieron con fuegos artificales antes de salir a recorrer las calles de la villa repartiendo caramelos. Fueron precedidos por los gigantes y la banda de gaitas hasta la plaza de la Oliva. Frente a la Basílica, un Belén viviente esperaba su visita y, en la carpa, cientos de niños aguardaban su llegada para abrazarlos.

Por la ría de Navia aparecían los tres Reyes Magos a las siete de la tarde. Tras pisar tierra, recorrieron las calles naviegas a bordo de sus carrozas. En la nave del puerto, saludaron a autoridades y niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos