Así son los nuevos Mercadona

La charcutería presentó la novedad del jamón envasado al vacío y al corte. / MARIO ROJAS
La charcutería presentó la novedad del jamón envasado al vacío y al corte. / MARIO ROJAS

El Mercadona de La Corredoria es el primer supermercado de la cadena en Asturias en incorporar novedades en todas las secciones

J. C. A. OVIEDO.

Puntuales como un reloj, decenas de clientes se acercaron desde primera hora de la mañana al recién reinaugurado supermercado de Mercadona en La Corredoria, que ayer abría sus puertas. Había expectación entre los habituales por ver cómo las obras, que apenas duraron un mes, habían transformado el antiguo 'súper' en un moderno establecimiento. También era día de carreras y nervios para los trabajadores que se afanaban en tener todo lo que ya funcionaba antes, y todo lo nuevo que tiene funcionar, en perfecto orden de revista.

«Un supermercado muy guapo, súper moderno». Así lo resumió Carmen Álvarez, que añadía que «yo no soy de aquí pero con el aparcamiento es muy cómodo venir a comprar. Está todo muy a mano, todo muy útil. Se nota, por ejemplo, en los congelados que están bien cerrados y se nota que la cadena de frío se cumple».

Nada más entrar al establecimiento, que comprende 1.960 metros cuadrados, la primera novedad era motivo de desconcierto entre los compradores: «¿Dónde están las cestas?», inquirían a las cajeras que, pacientes, respondían que «no, que ya no hay cesta». El tradicional capazo se ha sustituido por un carro de menor tamaño para mayor comodidad de todos. Desde los que hacen compras rápidas a los que llenan el carro -el normal, el grande- hasta los topes.

Una vez dentro del espacio principal, más diferencias. «El segmento de frescos se ha acercado y agrandado para darle prioridad», explicaron fuentes de la empresa. Así es, toda la frutería y verdulería ocupa el primer espacio de la tienda con expositores que se renuevan con productos frescos. Asimismo, el cliente ya no tiene que pesar el género porque las líneas de cajas incorporan básculas y los cajeros son los encargados de poner la etiqueta y dar el precio a lo comprado.

En total, la renovación de este Mercadona, primero de Asturias que incorpora todas las novedades de la compañía, se cifró en 760.000 euros para cambiar el aspecto del edificio por fuera y por dentro.

El segundo espacio que más gente congregó fue el horno. Allí, Armando Díaz explicó que «todo lo que sea innovación está muy bien. He venido a ver qué había, a dar una vuelta porque se ha echado en falta el tiempo que estuvo cerrado». A su alrededor, la máquina para trocear las barras de pan a gusto del consumidor, otra de la incorporaciones del supermercado, hacía las delicias de los curiosos.

«Todo se basa en una estrategia global de la compañía, de escuchar al cliente, de ir a su casa a ver cómo funcionan los productos y de transmitir esa opinión hacia arriba. Sin los clientes no somos nada», comentaron los responsables.

Así, en el Mercadona ubicado en la calle Molín de la Casuca quien quiera ir a comprar jamón de bellota recién cortado podrá hacerlo. O adquirir pescado de lonja «que llega todos los días a las once de la mañana». Afuera tendrá 300 plazas de parking para aparcar. Y carritos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos