Manos por el Naranco, en contra del «inasumible impacto» de la Ronda Norte

G. D. -R. OVIEDO.

La asociación Manos por el Naranco, ante las últimas informaciones sobre la Ronda Norte, reiteró ayer su «total oposición» al proyecto, al considerarlo «una infraestructura incapaz, de inasumible impacto ambiental y que, de hacerse como se planteaba, serviría para establecer una frontera más entre la ciudad y el Naranco».

Señala, además, que ese diseño -el vigente, que figura en el PGOU y prevé una vía de alta capacidad entre la AS-II y la A-63 por la falda del monte- aislaría zonas urbanas con el «falso pretexto de mejorar su comunicación y movilidad». Cuando se está tratando de eliminar los desastres originados por otras infraestructuras que fracturaron Oviedo, señala la asociación en referencia a los planes para el bulevar de Santullano o la Ronda Sur, «nos oponemos razonada y frontalmente» al proyecto. La asociación razona que es evidente que la ciudad no es la de hace 20 años, pero que tampoco es la misma que será dentro de otras dos décadas. «Las ciudades del futuro han de tender a un desarollo sostenible» que, insisten, implicará reducir el uso del vehículo particular y un mayor uso de transportes públicos.

La asociación apuesta por alternativas de muy inferior inversión e impacto para mejorar la movilidad de la zona oeste, como las consabidas salidas desde Las Campas hacia la A-63 y los desdoblamientos de Nicolás Soria y Ernesto Winter para Ciudada Naranco y Prados de la Fuente, que tienen el problema de que serían vías urbanas que tendría que costear el Ayuntamiento.

Además añaden que antes de profundizar en el debate sobre proyectos y alternativas es preciso conocer los flujos de tráfico actuales. Fomento ha licitado un nuevo estudio de alternativas que espera contratar a finales de este mes para que determine las mejores soluciones al tráfico interurbano de la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos