Mary, 'La practicanta' y el hostelero Gonzalo Gayo, paisanos del año

Gonzalo Gayo y María Alonso junto a sus familiares.

La plataforma SOS Viejo HUCA rinde homenaje a dos vecinos «generosos, entregados y que han trabajo por el bien del barrio»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

A lo largo de su vida, María Luisa Alonso y Gonzalo Gayo se han desvivido por El Cristo. La primera fue durante muchos años practicante y la mayor parte de los críos del barrio han pasado por sus manos. Por su parte, Gayo regentó hasta hace unos años la sidrería La Cruz. Por allí pasaron muchos de los estudiantes de la Universidad de Oviedo y los asturianos que tenían ingresados a un pariente en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Ayer todo este trabajo fue reconocido por la Plataforma SOS Viejo HUCA en la romería de El Cristo que se celebró en el parque del Truébano.

Fueron distinguidos con el premio Paisano del año por ser dos vecinos «generosos y entregados» a que la zona saliese adelante. Ante esta situación ambos se mostraron emocionados y Alonso explicó que siempre se ha desvivido por su trabajo. «Estudié practicante en Salamanca y casi conocí la vez a mi padre y a mi marido. Mi papá estuvo en Mauthausen» y volvió a España cuando era una adolescente.

Por su parte, Gayo llegó a Oviedo cuando tenía 23 años. Sus padres, Benigno y María, decidieron dejar la localidad tinetense de Candanedo y buscar un futuro alejado del campo para sus dos hijos. Cogieron todos sus bártulos y los depositaron en la calle que da acceso al barrio de Olivares, y que recibe el nombre de Antonio Martínez Vega. Allí cogieron el bar que durante los últimos años ha regentado este hostelero.

Temas

Huca, Oviedo

Fotos

Vídeos