La mayoría de los conductores coge el coche para recorrer solo dos kilómetros

Vehículos en la avenida de Santander. /  M. ROJAS
Vehículos en la avenida de Santander. / M. ROJAS

Del Páramo pretende alcanzar un acuerdo «político y ciudadano» con todas las fuerzas para blindar el nuevo plan de movilidad

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

El coche tiene mucho ganado frente al peatón, el transporte público o la bicicleta en Oviedo. Eso es lo que se desprende de los datos presentados ayer por el concejal del Urbanismo y Medio Ambiente, Ignacio Fernández del Páramo, tras la conclusión de las dos primeras fases del proceso de revisión del Plan de Movilidad Urbana Sostenible. Así, el 51% de los trayectos en coche que soporta la ciudad se dan entre dos puntos del concejo. El 70% de ellos se afrontan de manera individualizada, con una tasa total de ocupación del vehículo de 1,36 personas y su longitud no es elevada, apenas 2,03 kilómetros de media por cada viaje.

Esas cifras provienen de la toma de datos que efectuó Vectio, la empresa adjudicataria de la redacción del nuevo plan. Se realizaron 5.663 encuestas a peatones y usuarios de TUA, así como el control del paso de los vehículos mediante aforadores. De esos aforos, se desprende que el flujo de vehículos se redujo un 10% en el concejo desde 2010; principalmente por la crisis económica y el envejecimiento y pérdida de población activa.

En cuanto a la segunda fase también finalizada, el diagnóstico que han hecho los ciudadanos incide en las preocupaciones que motivaron la renovación del PMUS por otro que tienda a la sostenibilidad y priorice el peatón sobre el resto de modos de transporte. Para los encuestados, el transporte urbano es mejorable, el coche se emplea de manera mayoritaria y en Oviedo aparecen problemas específicos como la Ronda Sur o la trinchera del ferrocarril en Ciudad Naranco, y por sectores, bien profesionales, bien de edad o de género: el 70% de los usuarios del transporte público de la ciudad son mujeres mientras que el 70% de los conductores son hombres.

Con esos datos, Del Páramo pretende llegar a un acuerdo político para que el PMUS no quede en un «simple documento» y se ejecute «sin tener problemas de cambios de gobierno o tendencias políticas porque de lo contrario podemos cometer el mismo error que el anterior plan de movilidad y que no se lleve a cabo», explicó el concejal. Ahora, con los datos sobre la mesa, se entra en la fase de análisis y redacción del plan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos