«El mejor consejo es apagar el móvil»

Silvia Menéndez, Javier Suárez y Carla Álavarez./MARIO ROJAS
Silvia Menéndez, Javier Suárez y Carla Álavarez. / MARIO ROJAS

Tres estudiantes de Oviedo y Grado, que viajarán a América con una beca Amancio Ortega, charlan sobre el estudio y su futuro

DANIEL LUMBRERAS

Javier Suárez, poleso estudiante en el colegio Loyola; Silvia Menéndez, del IES César Rodríguez de Grado, y Carla Álvarez, del IES Fleming, son tres jóvenes a punto de terminar la ESO con una media envidiable, de 10 o acariciándolo. Eso les ha valido que les concedieran una beca de la Fundación Amancio Ortega, con la que viajarán en agosto a América para realizar allí el próximo curso, primero de Bachillerato.

Enterados por compañeros, amigos o familiares, los tres probaron suerte y la tuvieron. Ahora están en pleno proceso de informarse a dónde irán, y todavía desconocen quién será su familia de acogida allí. «Me voy a Nueva Escocia enCanadá. Estuve mirando cómo es la capital, Halifax, y me encanta», expone Menéndez. Álvarez se irá también a la nación de la hoja de arce, a New Brunswick, en la frontera con Estados Unidos. «Ahora están a menos quince grados, me espera bastante frío», bromea Álvarez, que no quería «salir de Oviedo para entrar en Oviedo». Suárez solo sabe que le toca el país de las barras y estrellas.

Se han estado enterando, por compañeros que han disfrutado la beca antes que ellos, de cómo es la experiencia, y solo han recibido comentarios positivos. También se han informado de las diferencias en el sistema educativo: «Hay más variedad de asignaturas para escoger, aquí casi todas son obligatorias», explica Javier. Y hay «más extraescorales y voluntariado», completa Álvarez.

Una vez allí, cada uno tiene un plan distinto. «Toco la guitarra y no la puedo llevar. Me encantaría que hubiera clases, no lo quiero dejar», dice Menéndez. Álvarez quiere «ver osos» e implicarse en actividades relacionadas con el cambio climático. Y Suárez, «viajar, visitar cuantos más estados pueda, mejor».

Si bien esperan no tener mucha nostalgia una vez allí, admiten que hay cosas que echaran de menos. «El Cola Cao», saltan las chicas; él es más de Nesquik. Y una cosa tienen segura los tres: el jamón y la tortilla. Para remediar la falta de esta última, piensan aprender a hacerla. «Yo lo intenté, pero no se podía considerar cocinar», chancea Álvarez.

Los tres jóvenes son despiertos y espontáneos. Todavía están asimilando su próxima aventura; pertenecen al selecto grupo de los doce asturianos elegidos para este premio, junto a dos avilesinos y siete gijoneses. Y reconocen que a veces les cuesta hincar los codos. «Intentas llevarlo al día, pero se te acumula», reconoce Álvarez. Suárez confiesa que es muy del último día y cree que «debería sacar malas notas».

Pero, al final, salen adelante, y extraen enseñanzas para sus compañeros. Para Álvarez, lo más importante es «la planificación. En temporada de exámenes, me pongo unos temas y hasta que no los estudio, no salgo». Menéndez anima a todos a «que se esfuercen, por muy mal que venga una cosa, al final acaba saliendo». Aunque es Suárez el que da la clave, que ellas apoyan también: «El mejor consejo es apagar el móvil cuando tengas que estudiar». Y es que el Instagram engancha. Aunque van a hacer propósito de enmienda, aseguran.

El curso que les espera, y las peripecias, imponen un poco a Carla y a Javier, pero no a Silvia: «Hasta que no me vea en el avión...». «Tengo ganas de largarme, todo el mundo está en plan de ‘ay, te vas’ y yo: ¡Dios mío!», cuenta la alumna del Fleming. Al del Loyola no le preocupa cambiar de país ni de idioma, pero sí «las notas» y «hacer exámenes en inglés, es otra cosa».

Después de América, habrá que decidir cómo sigue la vida. Álvarez ya lo tiene muy claro: «Quiero hacer Medicina por la especialidad forense. La doctora Brennan, de ‘Bones’ es mi alma gemela’». Menéndez quiere encontrar otra beca para hacer segundo de Bachillerato allende los mares y luego, en la universidad, Astrofísica. Así ha descubierto que será compañera de Suárez. Ambos chocan la mano y luego se van todos a disfrutar de la tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos