«Lo mejor para que las emociones negativas se vayan es escucharlas»

David Calvo, en el HUCA. / P. L.

«Un líder no está para hacer el trabajo, sino para movilizar tus emociones de manera que salga lo mejor de ti como trabajador y persona»David Calvo Médico radiólogo y 'coach'

D. LUMBRERAS OVIEDO.

El doctor David Calvo (Gijón, 1975) es médico radiólogo en el HUCA, 'coach' y director de la Escuela Europea de Líderes en Asturias. Hoy a las 20 horas ofrece, en el Hotel de la Reconquista, una charla sobre las emociones negativas, en colaboración con el Rotary Club de Oviedo.

-¿Cómo van de ira, tristeza y miedo los ovetenses?

-Todos tenemos emociones 'negativas' porque en nuestra cultura nos dicen: 'No llores, no te enfades, no tengas miedo'. Pero si las sabemos gestionar, son una fuente de información útil.

-¿Todavía se desconoce la inteligencia emocional?

-Sí la tenemos todos en un cierto grado, pero se puede entrenar. ¿Para qué? Para ser felices.

-¿Las personas viven obsesionadas con ser felices todo el tiempo?

-La felicidad es interesante si es para ti y tu entorno. Pero la búsqueda 'per se' es un grado, a veces pensamos que la felicidad es algo estático. Tiene que ver más con el fluir.

-O sea, que las emociones negativas también son necesarias.

-Claro, ese es el enfoque que le doy. Las emociones son positivas o negativas 'para', nos preparan para tomar decisiones y si adecuamos la información que nos dan con lo que pensamos nos puede acercar a lo que buscamos en la vida.

-¿Cuál es la utilidad de esas emociones negativas?

-Ante todo, escuchar. La mejor manera de hacer que se vayan es escucharlas una vez que han cumplido su función, integrar su información y entonces se podrán ir.

-¿Cómo se gestiona ese miedo, esa ira, esa tristeza?

-Primero, sabiendo para qué están. Recomiendo darles el nombre adecuado, es difícil trabajar con algo que no sabemos nominar. Luego, extraer la información que dan y decidir.

-¿El ser humano es de tomar decisiones en caliente?

-Yo intento no hacerlo. En la Escuela de Líderes nos dedicamos a personas que hacen el tránsito. Primero se emocionan y reaccionan sin pensar. Luego se emocionan, piensan y accionan en lugar de reaccionar.

-¿Qué más actividades hacen?

-Nos dedicamos a la formación en 'coaching', inteligencia emocional, programación neurolingüística, 'mindfullness', liderazgo... Áreas que se relacionan con la comunicación.

-¿El 'coaching' o el 'mindfullness' no suplantan a la psicología?

-Todo lo contrario. Como médico no atento contra mi papel de 'coach', y viceversa. Un médico o un asesor te dicen lo que haces y cómo lo deberías hacer bien. El 'coach' es un facilitador, un acompañante.

-¿Qué tiene un buen líder?

-Si eligiera una palabra, inspiración. Un líder no está para hacer el trabajo, sino para movilizar tus emociones de manera que salga lo mejor de ti como trabajador y como persona y, además, seas feliz.

-¿Faltan líderes en Oviedo?

-En todas las áreas se puede mejorar. Poner el foco en lo que está mal a veces es un punto de partida negativo, estamos consumiendo mucha energía en criticar y en quejarnos. En coaching decimos: 'Eso no tiene por qué ser falso, pero, ¿por qué no nos fijamos en esa parte que te gusta, por qué no lo potenciamos?'. Así estaríamos centrándonos en los pensamientos positivos que nos pueden ayudar, sin negar la realidad. El 'coaching' trata de aumentar nuestra visión del mundo.

-En el mundo de hoy, ¿falta resignación y paciencia?

-La resignación aparece cuando algo puede cambiarse y no lo aceptas. Si lo aceptas, aparece la aspiración.

-¿Con qué emociones se encuentra más en la consulta?

-Todas. Pensaríamos en la tristeza, la ira, el miedo... Sin embargo, es curioso, los pacientes expresan muchas veces agradecimiento.

-¿Hay alguna emoción ovetense?

-Un orgullo muy sano de la ciudad donde has nacido y donde vives.

Fotos

Vídeos