Una mochila abandonada en Los Álamos causa una falsa alarma de explosivos

D. L. OVIEDO.

Susto ayer en el paseo de Los Álamos a mediodía. Un viandante llamó a los agentes de seguridad alertado por una mochila sospechosa de Winnie the Pooh, que alguien se había dejado detrás del kiosco de Helados Verdú, temiendo que quizás se tratase de un explosivo.

La llamada se produjo a las 13.44 horas. Al poco, se desplazó hasta el lugar una patrulla de la Policía Nacional, que inmediatamente informó de que dentro no había más que toallitas de bebé. «No llegó activarse protocolo ninguno ni fueron los Tedax (Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos», indicaron a este diario fuentes del cuerpo. El final de la historia: la mochila fue transportada a la Oficina de Objetos Perdidos.

Fotos

Vídeos