Montecerrao cambia las gogós por un concierto de violín

Silvia Carbajal y su violín, en lugar de las gogós.
Silvia Carbajal y su violín, en lugar de las gogós. / ALEX PIÑA

El show 'Crazy nights' cambia a última hora a las bailarinas por un concierto de violín | El presidente vecinal, Ramón del Fresno, dice que fue una decisión del productor del espectáculo y evita relacionarla con la polémica del pregón

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Los tentáculos del pregón de Montecerrao son alargados. Ayer se puso el colofón a unas fiestas donde el reparto de los mil bollos de chorizo no logró alejar la sombra del polémico inicio de las celebraciones, protagonizado por el deportista Julio García y denunciado como «sexista» por la asociación de vecinos de Montecerrao después de que dos chicas ligeras de ropa y movimientos sensuales lo acompañaran sobre el escenario el pasado jueves.

Las consecuencias salpicaron el show programado para la noche del lunes bajo el nombre de 'Crazy nights' y producido por Ángela Show. La polémica le precedía y la sombra de la cancelación también. El evento contaba con la participación de varias bailarinas y gogós, pero acabó con un concierto de violín.

El espectáculo inicial estaba programado para las once de la noche. A esa hora, no había rastro de bailarinas ni gogós. Ramón del Fresno, organizador de las fiestas, disculpó el retraso. Fue largo. «Vinieron a las dos y media de la madrugada», aseguró ayer a EL COMERCIO. «No se canceló nada. Las chicas actuaron como grupo y se cambió el formato inicial por un concierto de violín». Lo que no hubo fueron bailes sexis ni espectáculo de danza a pesar de que las bailarinas contratadas permanecieron en el prao de la fiesta.

A la pregunta de si este giro en el guión del espectáculo por otro más descafeinado tuvo algo que ver la polémica del famoso pregón «sexista» de Montecerrao, Del Fresno evadió la respuesta asegurando que el cambio fue orden del propio Oliver Ronan, el DJ encargado de pinchar la música de 'Crazy Nights'.

El Ayuntamiento no tuvo nada que ver con la ausencia de las gogós en el escenario. La concejala de Igualdad, Marisa Ponga, aseguró, ese mismo día, que no suspenderían nada porque «no estamos en un estado policial».

La propia Ángela Show advirtió de que si quitaban esta fiesta, Asturias seguiría muriendo más: «Que no te maten», pidió.

Bollos para aliviar polémicas

Con todo, la fiesta continuó ayer con el reparto de los bollos preñaos y las botellas de vino. «Vamos a repartir mil», señaló Ramón del Fresno. No quiso entrar más en la polémica. Sí lo hicieron otros vecinos del barrio, pero para quitar hierro al asunto. «Me parece ridículo todo lo que se ha montado», apuntó Cristella Renna en alusión al polémico pregón. De la misma opinión es Jaime Morán: «No tenemos por qué escandalizarnos de nada porque nadie te obliga a estar mirando algo si no te gusta». Para Antonio Fueyo todo este asunto responde a una «hipocresía» y Josefina Merás no entiende que se «haya montado este jaleo por nada», un jaleo que para Alejandro Álvarez «se ha sacado de quicio». Las fiestas se despidieron con verbena y fuegos artificiales.

Más noticias

Fotos

Vídeos