La mujer que denunció una agresión sexual asegura que también sufrió un robo

El inmueble de la calle Regla donde sucedieron los hechos. / PIÑA
El inmueble de la calle Regla donde sucedieron los hechos. / PIÑA

La víctima no supo precisar si la sustracción de sus pertenencias fue obra de los detenidos, que pasarán hoy a disposición judicial

R. AGUDÍN / C. PÉREZ OVIEDO.

La mujer de 30 años que el domingo denunció haber sido víctima de una retención ilegal y una agresión sexual en la calle Regla por parte de dos hombres que se encuentran detenidos, y que hoy pasarán a disposición judicial, también puso en conocimiento de la Policía Nacional la sustracción del bolso que portaba el día de la presunta agresión. Según ha podido saber este periódico, la mujer se encontraba «confusa» debido a la ingesta de alcohol y no pudo precisar si el robo de sus pertenencias fue perpetrado por los dos supuestos agresores o por otras personas.

El suceso no ha pasado desapercibido a los vecinos de la zona. La calle Regla es una vía de tránsito. Por ella caminan los residentes en los inmuebles situados enfrente del edificio abandonado donde el domingo por la mañana ocurrieron los presuntos hechos y también es zona de paso de los alumnos de la facultad de Psicología y del Conservatorio. Helena Palacio e Inés González estudian un grado en la sede que la Universidad de Oviedo tiene en la plaza Feijoo. Cada día aparcan el coche en las inmediaciones de la Ronda Sur y afirman que «por las noches impone» ir por esta vía. «Hay poca iluminación y si salgo tarde de clase intento evitar pasar por aquí», destaca Palacio. Por otro lado, su amiga corrobora que es un lugar con poca luz pero le resta importancia asegurando que cerca de los edificios abandonados «no hay gente con mala pinta».

Adrián Fernández, en cambio, asegura que por las «noches hay movidas como peleas y gente bebiendo en la calle». Señala, además, que el edificio donde ocurrieron los hechos denunciados está okupado desde hace dos años cuando el «señor que vivía en él se marchó». Fue entonces cuando algunas personas ajenas a la propiedad rompieron las ventanas y lo empezaron a utilizar como casa okupa. Esta situación ha creado inseguridad en la zona y por esta razón Fernández reclama «más presencia policial».

No lo ve así Adrián Raposo. De la calle Regla destaca que es un lugar poco transitado pero existe «bastante presencia policial» algo que «aporta seguridad», destaca. Por su parte, Isabel Pérez vive en uno de los edificios situados frente al inmueble abandonado donde sucedieron los hechos. Ella «nunca» ha tenido ningún problema y califica la zona como «tranquila». «Vivo sola y cuando vuelvo a casa por las noches nunca me ha pasado nada malo», concluye.

La investigación

La Policía Nacional continúa con las investigaciones para determinar qué ocurrió la mañana del domingo. Ese día, un vecino de la zona alertó sobre las nueve menos cuarto de la mañana a unos agentes de la Policía Local, que se encontraban en la plaza de la Constitución, que había visto a dos chicos forcejeando con la supuesta víctima en el número 36 de la calle Regla. De inmediato, se personaron en el edificio abandonado donde se encontraron a la chica en un gran estado de «confusión».

La joven les relató que «al menos uno de los hombres» la había retenido en contra de su voluntad en el interior de un edificio abandonado en la calle de La Regla y la «había manoseado en sus partes íntimas».

A los pocos minutos, los agentes detuvieron a M. B. S. A., de 21 años, y a M. T. N. F., de 19 y los trasladaron hasta la Jefatura Superior de Policía de Asturias. Hoy está previsto que pasen a disposición judicial, tras prestar declaración en sede policial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos