Los murciélagos dejarán de dormir en el Prerrománico

Los vanos tienen mallas ahora para evitar la entrada de aves.
Los vanos tienen mallas ahora para evitar la entrada de aves. / P. L.

J. C. A. OVIEDO.

Además de los trabajos de conservación sobre la pintura, que han ascendido a 16.214 euros en la actuación directa y 59.227 más en estudios e informes, las obras se han completado con el cerramiento con mallas de los vanos de la iglesia.

Los mayores enemigos de las pinturas son la humedad, pese a que 'El Entronizado' está en la pared sur, y los pájaros y murciélagos que encontraban en San Miguel de Lillo, hasta que se les ha impedido el acceso, un lugar idóneo donde cobijarse y hacer sus necesidades.

Fotos

Vídeos