Los niños reciben la bendición de San Blas en el monasterio de Las Pelayas

Un momento de la bendición en el interior del monasterio. / ROJAS
Un momento de la bendición en el interior del monasterio. / ROJAS

C. P.

La comunidad benedictina de Las Pelayas celebró ayer su tradicional veneración a las reliquias de San Blas. Se trata de una tradición que se remonta al siglo XVI para ensalzar la figura del mártir al que se le atribuyen propiedades curativas relacionadas con las dolencias de garganta. Al acto acudieron familias con su hijos para recibir de primera mano la bendición de San Blas y proteger así la salud de los más pequeños de la casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos