«La normativa de terrazas está fatal, hace falta valentía para admitirlo»

David González Codón, en la terraza del Clic. / MARIO ROJAS
David González Codón, en la terraza del Clic. / MARIO ROJAS

David González Codón, presidente Junta Local Asociación de Hostelería y Turismo: «Hay zonas que funcionan: Gascona, Ruta de los Vinos, pero Oviedo está vacío, la gente necesita un aliciente para salir»

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

En la consultoría de hostelería Perfeqto de la que es socio, situada al lado de su bar Clic, en El Cristo, recibe David González Codón (Oviedo, 1977), el presidente de la junta local de Otea (Hostelería y Turismo de Asturias). Es un hombre con ideas claras para mejorar la ciudad y que no rehúye ninguna cuestión, ni siquiera la de su cocinero que se autoapuñaló para encubrir el robo de 1.400 euros.

-¿Cómo está siendo esta Semana Santa pasada por agua?

-Creemos que va a ser un poco complicada, por regla general cuando cae en marzo ya suele serlo algo más. Se salva en parte gracias a la Oviedo Cup, que es un ejemplo. Las previsiones meteorológicas no nos ayudan, tenemos una pelea por intentar que no sean tan catastrofistas porque suelen cambiar.

-El Carnaval, ¿qué tal fue?

-Bien. Estamos muy contentos de que se siga consolidando. Somos uno de los pocos carnavales que aparte del componente festivo tiene un aliciente gastronómico.

-En ninguna de las dos citas les apoyó el Ayuntamiento. ¿Cómo están las relaciones con él?

-Hay que diferenciar. Con el Ayuntamiento no tenemos mala relación: Presentamos los Bocados del Cofrade; invitamos al alcalde, que no pudo ir y acudió Ricardo (Fernández), al cual se lo agradecí. El problema lo tenemos con el concejal de Turismo (Rubén Rosón). Nos sorprende que con quien más relación deberíamos tener de cara a planificar una estrategia que ayude a que esto funcione la comunicación es nula.

-¿No hay manera de entablar una estrategia conjunta?

-La ha habido desde el principio. Lo que pasa es que cuando uno se vuelve extremista las cosas no funcionan. Estamos abocados a colaborar, porque si no se van haciendo cosas pero no funcionan. Por ejemplo, que en Oviedo no tengamos una página web de turismo es un tema bastante grave. La gente a veces confunde colaboración con dinero; es hablar, comunicarnos y juntos desarrollar cosas. Que nos sentemos y que el Ayuntamiento nos diga qué opina y nosotros cómo lo vemos. Hay un comentario generalizado: Oviedo está vacío de contenido. Tenemos zonas que funcionan: Gascona, Ruta de los Vinos... pero en el resto no hay nada. El modelo está cambiando y la gente necesita tener un motivo para salir de casa.

-¿Qué contenidos proponen?

-En todos los eventos se puede ampliar la oferta cultural: conciertos, actividades complementarias... Como no hay comunicación, no podemos trabajar. Tenemos previsto en el Desarme hacer una escenificación. El tiempo va pasando y no se materializa.

-¿Descentralizar también?

-Sería lo lógico. Nuestra obligación es mirar por todo Oviedo: el centro, los barrios, Olloniego... La Ascensión me parece bien planteada, porque tienen que salir las cosas fuera. Las decisiones no siempre pueden ser estratégicas electoralmente. Se trata de que la gente tenga la percepción de que en Oviedo ocurren cosas. El otro día, el festival de la cerveza de La Corredoria. Estamos encantados, lo que no entendemos es que siempre se haga allí y no se cuente con los hosteleros del barrio. No tenemos actividades a lo largo del año que desestacionalicen Oviedo, y ahí tenemos un problema.

-¿En los chiringuitos o la fiesta de Nochevieja de La Florida no se contó con ustedes?

-Por supuesto que no, pero la cuestión es que todo el mundo, cuando monta un sarao, quiere financiarse a través de hostelería. No puede ser. Habrá que contar con la hostelería de la zona para ver cómo coordinamos algo que funcione y dé trabajo al hostelero que está pagando impuestos todo el año.

-¿Cómo está el asunto de las terrazas?

-Fatal. No hay interés en solucionarlo. Cuando todos los partidos lo aprobaron no sabían el charco en el que se metían. Es muy complicado echarlo para atrás. Pedimos a todos valentía para asumir que el modelo no funciona. Oviedo es un embudo que no es más accesible que antes y que necesita tomar una decisión, porque al final está feo y se ha perdido empleo. Aquello fue producto del enconamiento y muy populista al hablar de accesibilidad. Faltó diálogo, pero no por nuestra parte.

-¿Qué les parece poner un sello a los locales que den agua del grifo?

-¿Quién no quiere ser sostenible? Pero nosotros trabajamos vendiendo agua. ¿Cómo se va a compensar ese gasto? Tenemos previsto un debate interno, pero la sensación general es que debería haberse planteado con el sector. Es esperpéntico como mínimo.

-¿Continúan igual los problemas del botellón y las pintadas?

-Sí, claro. Necesitamos que Oviedo sea atractivo, no solamente para la gente que vive, sino para la que venga a verlo. Uno de los mayores potenciales turísticos lo tenemos en El Antiguo, desaprovechado porque también falta valentía para coger el toro por los cuernos. No tenemos costumbre de ir allí de vinos, ni siquiera casi a pasear. El botellón, lo que tienen que hacer las autoridades es controlar que no se beba en la calle. La polémica que hubo respecto a si se podía puntualmente es un esperpento: no se puede nunca. Hay un problema serio con la juventud. Dicen que es un problema de precios, que ponemos las copas muy caras: no es cierto.

-Entonces, ¿cuál es el problema?

-La gente ha cogido costumbre de beber barato comprando en el supermercado. El problema es social y mucho más serio. En nuestros locales se hace consumo responsable, en la calle no se controla nada.

-Junto con más programación, ¿qué hace falta para volver a Oviedo más atractiva para el turismo?

-Es importantísimo que haya una estrategia turística para vender Oviedo. Si en Semana Santa la gente que viene son de comunidades cercanas, lo lógico es que se hiciera promoción allí. Si entras en internet, no hay información. Por ejemplo, el Prerrománico lo tenemos absolutamente abandonado, esperando a que alguien decida cuidarlo y explotarlo turísticamente.

-¿Y en cuanto a infraestructuras y comunicaciones?

-Es más un problema general, de siempre: el Huerna, los vuelos... Asturias necesita comunicaciones que hagan fácil venir a vernos. Por eso el turismo es de cercanías.

-¿Qué más planes tienen?

-Intentamos que todo el año haya cosas. En su día se planteó el Primavera Fest para dar contenido a junio; a nosotros nos da igual quién lo haga; lo lógico es que lo haga la patronal para reducir costes. Lo mismo en San Mateo, paradójicamente es una época en la que no vendemos lo que se espera. Navidades, lo mismo. La pista de hielo hay que empezar a gestionarla en junio. La percepción es que vamos siempre a salto de mata y luego se ponen excusas.

-¿Y el verano?

-Hemos perdido el tren de que era un sitio turístico, se ha vuelto a convertir en dormitorio. La gente tiene que tener contenido en Oviedo para que estar en Oviedo sea atractivo. Actividades para la gente del turismo y de Oviedo, la gente reparte las vacaciones cada vez más.

-¿En qué quedó lo del cocinero que se autoapuñaló?

-Está curándose y tenemos muy buena relación. La Justicia sigue su causa, pero fue una persona que trabajó mucho por el negocio y nos va a tener a su lado.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos