Y Nuberu volvió a Oviedo para quedarse

Chus Pedro y Manolo Penayos./ M. R.
Chus Pedro y Manolo Penayos. / M. R.

La banda de El Entrego despidió San Mateo llenando una plaza del Paraguas que vibró tema a tema | Chus Pedro, Manolo Penayos y Gabino Antuña encandilan a sus fieles en un concierto «para la gente que creía en la justicia y la libertad»

J. C. A. OVIEDO.

«Vamos a seguir funcionando hasta que me muera», anuncia Chus Pedro el pasado abril junto a su compañero de mil batallas musicales, Manolo Penayos.Volvían tras un separación de una década y pese a que cada año se juntaban para dar algún bolo en versión acústica. Anoche, debutaron en la plaza del Paraguas: «En 42 años de carrera de artística, nunca antes había tocado en El Paraguas y eso que vivía aquí al lado», explicó Chus Pedro. Fue un momento distinto, un «recital repasando la carrera de Nuberu, que es la historia de una generación que creía en la justicia y la libertad». Con esa de declaración de principios, la característica voz de Chus Pedro y la guitarra de Manolo Penayos fueron desgranando clásicos como 'La mula torda', 'La cabraliega' o 'Cómo tu yes'. Tampoco faltó 'Chalaneru', 'So vaqueiru', 'Santa Bárbara bendita', 'Por cuatro palos que di', 'Tengo de rondar to valle', 'Dios te llibre de Castiella' o su eterno homenaje a la niña miliciana de Oviedo, Aida de la Fuente.

En la plaza, los incondicionales se rindieron a las letras y melodías de un grupo que el año próximo cumplirá 40 años. En sus planes, tras el receso y reencuentro con los escenarios y público, prometen un nuevo disco para 2018. Ayer no hicieron falta muchas sorpresas para que el público, nuberiegos de antes y ahora, compartiera cada tema de los 20 con los que contó el repertorio. Muchos los cantaron de memoria. La ovación final tras casi dos horas de actuación lo dejó claro, Nuberu debutaba en el Paraguas, pero jugaba en casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos