Nueva protesta ante el «abandono» del servicio

El grupo de bomberos, ayer, con la pancarta 'Todos somos Eloy' a las puertas del Juzgado. /  E. C.
El grupo de bomberos, ayer, con la pancarta 'Todos somos Eloy' a las puertas del Juzgado. / E. C.

R. A. OVIEDO.

Juan Carlos Fernández, 'Cuni', salió ayer del Juzgado tras declarar cómo vivió el accidente de Uría, donde su compañero de faena, Eloy Palacio, perdió la vida, y se sumó al grupo de bomberos que le esperaban a las puertas. Juntos, volvieron a desplegar la pancarta con la consigna 'Todos somos Eloy', la misma que portaron en la festividad del servicio el día anterior para exigir que se reconozca como un «accidente laboral» el fatídico siniestro, se restablezca el «honor y profesionalidad» de la víctima, y para insistir en la dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, ante la falta de medios.

Posteriormente, el colectivo difundió un escrito lamentando que el Ayuntamiento «tiene completamente abandonado el SEIS». Denuncia que tres años después de asumir la gestión del área, Fernández no ha adoptado medidas para solventar las deficiencias que quedaron en evidencia en el incendio de Uría, no ha incrementado «la plantilla más baja de la historia» del servicio en Oviedo, con 60 bomberos -dos tercios del mínimo necesario- y envejecida, no se suba el mínimo de efectivos por guardia ni se reconozcan las enfermedades profesionales -se registraron cinco casos de cáncer en los últimos dos años-, ni se cumplan las mejoras retributivas demandas. Además, los efectivos reprocharon que «si nos negamos a trabajar fuera de nuestra jornada se nos tacha de boicoteadores, y en caso contrario, si sucede algún accidente se cataloga como exceso de celo».

Por su parte, el popular Gerardo Antuña, criticó ayer la reacción del edil ante la protesta en San Juan de Dios y le pidió que implemente esas mejoras: «Vemos con asombro y tristeza que diga que no lo acojonan las reivindicaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos