Una nueva vida para Uría, 58

Las vistas desde la tercera planta de Uría, 58. /ÁLEX PIÑA
Las vistas desde la tercera planta de Uría, 58. / ÁLEX PIÑA

Carlos Espina y su familia volverán el próximo fin de semana a su casa, un año y medio después del fatídico incendio

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Carlos Espina salió la mañana del 7 de abril de 2016 de su casa, en el número 58 de la calle Uría, para hacer un recado. A la vuelta, vio cómo salía humo de una de las ventanas del edificio. Subió hasta la primera planta, cogió un extintor e intentó sofocar el fuego. Lo que en un principio comenzó siendo un foco en el falso techo terminó con el derrumbe del inmueble y el fallecimiento del bombero Eloy Palacio durante las labores de extinción. Ahora, año y medio después, la familia Espina prepara las maletas para regresar a su piso «el próximo fin de semana».

El edificio será diferente al que prácticamente desapareció ese fatídico día, grabado en la memoria de muchos ovetenses. Solo la puerta y parte de la fachada aguantaron las siete horas de llamas y el posterior desplome. El resto se ha hecho nuevo, aunque en la reconstrucción se han tenido en cuenta las directrices que el arquitecto del Oviedo burgués, Miguel de la Guardia, plasmó en su diseño en el siglo XIX.

Más información

Entre las novedades está el sistema energético. La familia Espina apostó por el 'passivhaus,' que combina el buen aislamiento con la renovación del aire y un consumo mínimo. «Las ventanas tienen triple vidrio y el aire se va regenerado durante las veinticuatro horas del día», añade Espina.

También ha variado la distribución. Antes el edificio se dividía entre dos pisos de oficinas y otros tantos de vivienda; ahora las «tres primeras plantas» las ocuparán despachos y la última altura albergará «nuestra vivienda». «El lunes empezaremos a alquilar los estudios a través de una inmobiliaria, ya que algunos de los anteriores inquilinos, entre los que se encontraban la Federación Asturiana de Concejos de Asturias (FACC), han decidido no volver». Sin embargo, el salón de belleza de la segunda altura y la tienda de zapatos del bajo comercial mantendrán su ubicación. Abrirán sus puertas entre mañana y el martes.

A pesar de que la familia Espina volverá el fin de semana a su casa, no quiere olvidar lo que pasó aquel fatídico 7 de abril de 2016. Por esta razón ha puesto una placa para rendir homenaje al bombero Eloy Palacio en la fachada del edificio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos