«Estoy obligado a dialogar con la ministra. Después, ya veremos»

Interior de una de las naves de la fábrica de La Vega. / A. P.

Wenceslao López se reune «optimista» con Cospedal para negociar la devolución de los terrenos de la antigua fábrica de armas

D. LUMBRERAS / J. C. ABAD OVIEDO.

El pasado mes de febrero el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, remitió una carta a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. En la misiva, el regidor emplazaba al Ministerio a devolver los terrenos de la antigua fábrica de La Vega a la ciudad. Hecho el acuse de recibo, desde el paseo de la Castellana sólo se escuchó silencio hasta que, a comienzos de junio, hubo un hueco en la agenda de Cospedal. Por dos veces, porque la moción de censura de Podemos obligó a cancelar el encuentro. Y hasta hoy, cuando el titular de las 12 hectáreas baldías que una vez ocupó la fábrica, clausurada en 2012, se encuentre con quien se las cedió allá por 1856. A las 17.00 horas, Wenceslao López se entrevistará con Cospedal.

El alcalde afirmó ayer que a la reunión de hoy va «con optimismo. Es un proyecto de todo Oviedo, que como ciudad depende en gran medida de La Vega. Estoy obligado a ir, dialogar y negociar con la ministra como no podría ser de otra manera. Después, ya veremos».

López ha afirmado en ocasiones que la ley que obliga a Defensa enajenar su patrimonio solo para financiar sus programas, choca con la postura que defiende el Ayuntamiento y «el derecho natural de los ciudadanos de Oviedo de recuperar lo que es suyo». Sin embargo, el alcalde espera encontrar esta tarde un margen para negociar. Defensa, por su parte, rechazó de plano el año pasado la cesión de los terrenos sin contrapartida y sugirió la creación de una comisión mixta para buscar una salida.

Todo ello, con La Vega ocupando su espacio físico y político. Como ocurrió en el último Pleno en el que se aprobó una moción para instar al Ministerio a que reconsidere su postura. Pasó con el voto a favor de los grupos del equipo de gobierno más Ciudadanos y con la oposición del Partido Popular. Según su portavoz, Agustín Iglesias Caunedo, la propuesta «era una barbaridad» a días del encuentro con Cospedal y suponía admitir que la ciudad sólo tiene de derecho a 20.000 metros cuadrados de los 122.000, que, además, deberían planearse en conjunto con los terrenos del viejo hospital.

Los vecinos no son tan optimistas como el alcalde. Desde la plataforma Imagina un Bulevar, Manuel Carrero, dijo ayer que «será difícil que el Ministero modifique su actitud puramente especulativa con un patrimonio que ahora es suyo pero que ya no utiliza». Aunque quiso dar «todo el respaldo posible» a López para lograr que «se ceda gratuitamente a la ciudad unos terrenos que ya han sido ampliamente amortizados». Carrero recordó que en el concurso de ideas para el nuevo Bulevar, «a los participantes se les anima a dar una solución global contando con la fábrica para lograr eliminar la barrera urbanística».

Manuel Almeida, de Oviedo Redondo, dijo que «optimismo no tenemos mucho aunque todo lo que sea recuperar espacios par la ciudadanía nos parece perfecto. Por ejemplo que «en La Vega encajan gran parte de las actividades de las fiestas de San Mateo para no tener que desplazarlas fuera de la ciudad. Ya veremos a qué acuerdos llegan. Habrá que esperar».

Fotos

Vídeos