Intervención cuestiona la contratación por fases de los proyectos de obra del Auditorio

El techo de la sala Principal tendrá que ser perforado para colocar nuevos rociadores. / PIÑA
El techo de la sala Principal tendrá que ser perforado para colocar nuevos rociadores. / PIÑA

Ana Rivas confía en poder iniciar los trabajos en primavera y carga contra «la desfachatez» del PP por obviar el problema

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

«Lo que ha quedado claro es que (el Auditorio Príncipe Felipe) no cumplía la normativa» de seguridad contra incendios. Ana Rivas, concejala de Infraestructuras, fue rotunda ayer. Negó cualquier duda sobre las condiciones de inseguridad en las que lleva operando el edificio desde hace 16 años y recalcó que el objetivo del equipo de gobierno ha sido y es garantizar en lo posible la seguridad activa, mantener abierto el equipamiento y estudiar las obras necesarias. Y ahí está el Ayuntamiento. Tras recibir el nuevo informe de José Luis Pérez-Lozao y su validación por los técnicos, resta «encargar los proyectos e iniciar las obras» y ahí es donde el equipo de gobierno se ha encontrado nuevas dificultades. Intervención plantea reparos, señaló la concejala, a que se puedan encargar proyectos parciales para cada una de las fases de obras que propone el informe del arquitecto.

Más información

El «nuevo criterio» del habilitado nacional complicará y demorará previsiblemente las actuaciones. Rivas expuso que la intención del equipo de gobierno era licitar de forma inmediata el proyecto para los trabajos comprendidos en la primera fase, que se limitan a la adecuación a la normativa de las oficinas de la OSPA, parte del sótano y a sectorizar la sala de Cámara, por un importe de unos «72.000 euros», y, mientras tanto, lanzar también el de la mucho más compeja segunda fase, que incluye las obras necesarias para garantizar la seguridad de las salas Principal y Polivalente y la planta baja. «Si tenemos que contratar el proyecto completo de las tres fases nos llevará más tiempo», resumió la concejala.

En cualquier caso, Rivas asumió que los primeros movimientos no comenzarán hasta primavera, en parte, por estar pendiente la aprobación de los presupuestos y, en parte, por la necesidad de preparar los pliegos sea «por fases o para todo el proyecto». La cuestión se despejará en la reunión de la comisión de seguimiento creada por el alcalde y prevista para la próxima semana.

Presupuesto y obras

Las obras en sí si se podrán tramitar como un solo contrato. Suman un presupuesto de ejecución de 845.000 euros, aunque hay técnicos que creen que los cálculos de Pérez-Lozao son excesivamente optimistas, y tendrán un plazo de ejecución de 15 meses. Hay matices por estudiar. Pérez-Lozao es experto en seguridad pasiva de edificios, pero no en acústica. ¿Podrían los trabajos afectar a esta? Rivas explicó que eso deberá definirse «en el proyecto de ejecución»

El objetivo, explicó, es poder ir aumentando el uso del edificio, ahora limitado a la sala Principal, las oficinas municipales y poco más. Para ello, se prevén actuaciones incluso provisionales, paneles cortafuegos que serían desmontados en fases posteriores ayudarán a sectorizar el edificio. Entre otras cuestiones, es común a las tres fases la necesidad de sustituir todas las puertas del edificio ya que no cumplen la normativa de protección contra el fuego, también la eliminación del bocel de los peldaños, prohibido por razones de seguridad en las rutas de evacuación o el cierre de luminarias o pasos que rompen la sectorización necesaria.

La normativa obliga a que cualquier espacio de más de 2.500 metros esté protegido por rociadores. Para evitar llenar de tuberías el edificio, Pérez-Lozao propone ir dividiéndolo en sectores menores de ese límite, lo que alterará la configuración del edificio. Las salas Principal y Polivalente, lógicamente, no se pueden dividir, por ello se ampliará la cobertura de los rociadores a toda su superficie. Para el presente ejercicio, Rivas detalló que su área ha reservado medio millón de euros, «no pone Auditorio, sino mejoras en seguridad contra incendios en edificios municipales, porque el año pasado aún nos encontramos dos edificios que no cumplían la normativa», por el Corredoria y el Florida Arena, dijo.

La edil aprovechó para responder también a las críticas del PP, a quienes acusó de «mirar para otro lado» e ignorar las deficiencias desde la construcción del Auditorio y su «desfachatez» por poner en duda los informes encargados por el equipo de gobierno actual tras conocer el problema. Ha recordado también que los populares tienen desde el 5 de diciembre acceso a toda la documentación, pero «no la han solicitado». «Nos va a costar mucho dinero», resumió la concejala de Infraestructuras, que aconsejó a los pupulares que «en vez de salir como gallinas debería esconder la cabeza como el avestruz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos