Las obras de sectorización del Tartiere acaban antes del inicio de la temporada

Ana Rivas, durante la visita al Carlos Tartiere.
Ana Rivas, durante la visita al Carlos Tartiere. / M. ROJAS

Ana Rivas destaca que estos trabajos no son una actuación «provisional», aunque falta por revisar el informe realizado por el Colegio de Arquitectos

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Por los pelos. Las obras se sectorización del Carlos Tartiere han acabado dos días antes del arranque de la liga para el Real Oviedo. Mañana a las 19 horas, el club carbayón se enfrentará al Rayo Vallecano y los miembros de la grada de animación, que este año se puso en marcha, podrán presenciar el encuentro desde esta zona del campo. Ayer, la concejala de Infraestructuras y Servicios Básicos, la socialista Ana Rivas, visitó las instalaciones y afirmó que las obras que se han hecho a lo largo del verano son una intervención de futuro y no algo «provisional», aunque todavía falta por analizar el informe realizado por el Colegio de Arquitectos de Asturias ha realizado durante las últimas semanas y ya ha sido entregado a la administración local.

Con estos trabajos, el Ayuntamiento ha instalado nuevas puertas de acceso y seguridad, vallas y ha eliminado 74 asientos. Pero puede que en las próximas semanas se quiten más por motivos de seguridad: «Debemos hacer otra revisión» para cumplir con la normativa y además durante los primeros encuentros del Real Oviedo en casa los trabajadores del club ayudarán a los aficionados a sentarse hasta que se acostumbre a los nuevos cambios.

A pesar de que la grada de animación fue muy demandada, aún quedan unas 150 plazas a la venta, de las 1.200 que hay . Cualquier persona puede solicitar sentarse en estos asientos, pero antes deberá personarse en las oficinas del club, ya que ha concluido el periodo para los preinscritos.

Césped

Respecto al estado del campo, Rivas alabó que por fin «está en condiciones». Su estado, tras la pretemporada y los entrenamientos de los últimos días, es bueno, aunque no descarta que a mitad de la liga se encuentre en peores condiciones. «Ahora mismo la hierba está bien, pero es un campo complicado y en invierno no estará así», destacó.

El Ayuntamiento lo renovó el año pasado, sin embargo dio muchos problemas durante la temporada. Es más, en otoño, el equipo de gobierno se mostró desesperado. Los tepes no enraizaban y cada vez que el Oviedo jugaba en casa, la hierba se levantaba. Ahora parece que estos problemas están solucionados, aunque se deberá esperar hasta enero o febrero para evaluar su estado.

Fotos

Vídeos