Ocho detenidos por robos en domicilios de San Claudio, Las Regueras y Latores

Una vivienda asaltada en Santullano.
Una vivienda asaltada en Santullano. / G. C.

La Guardia Civil esclarece doce delitos cometidos entre septiembre y enero bajo el paraguas de la operación 'Eskua'

J. C. A. OVIEDO.

La Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo detuvo a ocho personas y mantiene como investigado a una más por su presunta participación en robos en viviendas, fincas y garajes de las localidades de San Claudio, Latores y Las Regueras. Según informó ayer el Instituto Armado, la operación arrancó el pasado mes de septiembre bajo el nombre de 'Eskua' (la mano en euskera).

A finales de septiembre se produjo un robo con fuerza en una vivienda en Santullano, en Las Regueras, de donde los ladrones se llevaron dos cocinas de hierro forjado. Por las mismas fechas hubo, asimismo, un intento de robo en una caseta de aperos en Ania.

Según indica la Guardia Civil, los vecinos alertaron de la presencia de una furgoneta con cinco personas que merodeaba aquellos días por la zona buscando chatarra. Los agentes encontraron las cocinas sustraídas en un centro de reciclaje de la provincia y las recuperaron para su propietario. A continuación lograron identificar a los cinco ocupantes de la furgoneta, entre ellos, dos menores.

También en Santullano se había producido otro robo en una casa que quedó prácticamente desvalijada. Tras tomar huellas en la inspección ocular, las pesquisas de los agentes dieron con un hombre con una largo expediente de antecedentes penales por robo y que tiene su residencia fijada en A Coruña, donde también fue detenido.

Por otro lado, en enero de 2017, un vecino de Faedo, en Latores, denunció ante el Puesto de Soto de Ribera un robo en su vivienda en el que los ladrones se habían llevado un juego de llantas, herramientas, artículos de coleccionismo y aparatos electrónicos.

En noviembre, los agentes detectaron que un vehículo tenía esas mismas llantas, según rezaba la descripción del vecino, y tras tomar fotografías, iniciaron las gestiones para localizar al dueño del coche que aseguró que las había comprado en una empresa del polígono de Asipo.

Tras la realización de varias gestiones y entrevistas en la empresa, los investigadores obtuvieron datos de uno de los jóvenes que participó en la venta, que tras ser detenido la semana pasada manifestó que había participado en la venta de dos juegos de llantas en compañía de un amigo. Tras conocer la identidad del otro implicado y comprobar que estaba cumpliendo condena en el Centro Penitenciario de Asturias, los agentes pidieron tomarle declaración como investigado. Asimismo, recuperaron varios de los objetos sustraídos de la vivienda.

Siguiendo con la cronología de la operación, la siguiente actuación de la Guardia Civil se inició tras la denuncia de varios vecinos de San Claudio que habían visto a los cacos entrando en sus garajes y robado de los trasteros. Además, también se llevaron un coche, del que desmontaron el asiento trasero y la bandeja del maletero para utilizarlo de transporte de todo lo sustraído.

Sin embargo, el laboratorio criminalístico de la Comandancia de Oviedo encontró una huella palmar y restos de sangre en el garaje que fueron enviadas a un laboratorio en Madrid. Las huellas, por otro lado, coincidían con un hombre vecino de Oviedo por lo que se produjo su detención.

El arrestado también tenía antecedentes y no quiso prestar declaración ni se presentó voluntario para cotejar la muestra de ADN. La Guardia Civil requirió autorización judicial para la toma de la muestra y están a la espera de conclusiones para determinar si se trata del detenido o de un cómplice de este.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos