Los operarios retiran la vidriera de la Catedral dañada por 'Bruno'

La linterna de la capilla, ya sin la vidriera dañada. / M. ROJAS
La linterna de la capilla, ya sin la vidriera dañada. / M. ROJAS

Un andamiaje ha permitido acceder al tejado de Santa Bárbara para quitar el cristal seccionado por el viento el pasado miércoles

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Operarios de la empresa Artecdos comenzaron ayer los trabajos de reparación de la vidriera de la capilla de Santa Bárbara de la Catedral dañada el pasado miércoles. La borrasca 'Bruno' derribó una parte de lo alto del cristal, obligando a los bomberos a amarrarla al tejado para impedir que cayese al suelo. Ayer, tras realizar una inspección del tejado para comprobar si el desprendimiento había causado más daños, los trabajadores procedieron a retirarla.

El deán del templo, Benito Gallego, explicó que la vidriera de la linterna, junto con la cubiertas y la ventana, se pusieron «nuevas en 1999, y parece que no se ha dañado, según nos han dicho los bomberos». El presidente del Cabildo confió en que el seguro de la Catedral se haga cargo de la reparación, cuyo coste aún no se ha cuantificado.

El mismo viernes, el Ayuntamiento dictó una orden de ejecución en la que instaba a la propiedad del templo (la iglesia) a que arreglase en 15 días los desperfectos, con un coste estimado de 30.500 euros. El documento eximía de licencia para efectuar los trabajos, si bien advertía que de emplearse medios auxiliares si sería necesaria. Este es el caso, pues los operarios han subido al tejado instalando un andamio en un patio que da al Tránsito de Santa Bárbara. «El Ayuntamiento exige, pero no termina de dar el permiso», lamentó Gallego. También exigía el Consistorio que, provisionalmente, se tapara el hueco de la linterna con una lona, operación que no se ha efectuado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos