Oviedo aprueba sus nuevas ordenanzas fiscales con un tenso debate en el Pleno

Eduardo Rodríguez y Agustín Iglesias Caunedo conversan con Iván Álvarez y Roberto Sánchez Ramos antes del comienzo del pleno extraordinario, ayer. / MARIO ROJAS
Eduardo Rodríguez y Agustín Iglesias Caunedo conversan con Iván Álvarez y Roberto Sánchez Ramos antes del comienzo del pleno extraordinario, ayer. / MARIO ROJAS

Rosón defiende que el IBI diferenciado financia la expansión de las políticas sociales y acusa a PP y Ciudadanos de pretender recortes del gasto

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Pleno aprobó ayer las ordenanzas fiscales, pese a la oposición de PP y Ciudadanos. Pueden echarle la culpa al secretario que preparó una detallada 'chuleta' para la votación de las cincuenta enmiendas. Toda la Corporación la llevaba subrayada, para evitarse líos a la hora de levantar los brazos. Incluso el alcalde, Wenceslao López, se atrevió a acelerar un par de veces, apoyado en el papel.

En el papel quedará un documento sin cambios sobre lo aprobado en la comisión de la semana pasada. Por resumir, el tipo del IBI bajará un 3,6% (otra cosa será lo que paguen los vecinos); la plusvalía un 33% (otra cosa será que el impuesto exista en 2018) y se introducen nuevas bonificaciones para familias numerosas, en el precio de las escuelas infantiles, las tarifas de las piscinas (bajan un 20%) o en las licencias de obras menores y medias, de hasta el 50%. Y sí, se mantiene el IBI diferenciado.

Para el concejal de Economía, Rubén Rosón, las del año que viene, son las ordenanzas que «solidifican» la política fiscal del equipo de gobierno «más estable de Asturias» en una ciudad en la que «el paro ha caído a la mitad» bajo el tripartito y lo que «habría que preguntarse» es porqué el PP «perdonó millones de euros a los grandes propietarios» al no aplicar el recargo en el IBI a los grandes inmuebles. Un dinero que, sostuvo, ha permitido que «paguemos los grandes pufos del PP sin tener que recortar gasto social o aumentar impuestos a la gente».

El de Somos Oviedo volvió a sacar pecho a cuenta del aumento de las becas escolares, que se han duplicado desde 2015, las ayudas sociales, que han pasado de 1,2 millones a 2,3, y la generalización de nuevos servicios, como los desayunos en los colegios, las becas de máster o los programas de conciliación laboral y familiar. «PP y Ciudadanos apuestan por recortes en políticas sociales y de empleo cuando rechazan el IBI diferenciado», «PP y Ciudadanos apuestan porque los 'pufos' como Villa Magdalena los paguen los vecinos de Oviedo y no los grandes propietarios», «PP y Ciudadanos dirán que propusieron una rebaja de impuestos en lugar de decir que proponen un recorte de servicios», insistió Rosón.

Rebajar el IBI, «asumible»

Luis Pacho no se pudo resistir. Señaló a Rosón como el nuevo Richard Thaler, por el Nobel de Economía de este año, «porque va a ser capaz de hacer todo eso no cobrándolo», ya que el IBI diferenciado, que está «judicializado» después de que el departamento del de Somos olvidara publicar el anuncio de información pública, «no lo va a poder cobrar». Perder esos tres millones largos de euros que pretendía recaudar el equipo de gobierno con el recargo sería una desgracia en cualquier economía, pero, por fortuna, ironizó Pacho, «su inutilidad se ve salvada con su incompetencia» a la hora de ejecutar el presupuesto.

Porque ese fue el argumento de la oposición para pedir una mayor rebaja en el IBI y la eliminación del tipo diferenciado, que el Ayuntamiento es incapaz de gastar el dinero que recauda. Y eso que cada vez recauda más: «Vamos por los 76 millones de IBI», recordó el popular Eduardo Rodríguez, «ustedes recaudan más que nunca y gastan menos». «Han llevado el remanente de tesorería a una nueva cúspide, los ovetenses pagan impuestos para que el Ayuntamiento ahorre».

Eduardo Rodríguez insistió en que la propuesta del PP de rebajar el tipo del IBI un 4,6% es «perfectamente asumible» y menor que las que aprobó el último gobierno local de su partido: del 7,5%, en 2013, y del 5% en 2014 y, de nuevo, en 2015, frente al 1% de 2016, 4,25% de 2017 y 3,6%, propuesto para 2018. «Y es que Oviedo no necesita más ingresos» y con la reducción del tipo propuesta por el equipo de gobierno «los recibos del IBi de muchos vecinos subirán». Tampoco, sostuvo, necesita el tipo diferenciado del IBI: «En 2016, no lo aplicaron; este año lo introdujeron para pagar tres millones de los 9 de intereses de Villa Magdalena», pero no va a hacer falta dada la baja ejecución presupuestaria, resumió.

Rodríguez justificó el rechazo de su partido a la falta de apuesta del tripartito «por una política fiscal que ayude a la reactivación de la economía y empleo». Por eso, indicó el edil popular, «no podemos apoyar un modelo fiscal como el que presentan. No podemos porque se sigue manteniendo innecesariamente un IBI diferenciado de los más altos de España. No podemos apoyar unas ordenanzas fiscales que siguen castigando a la hostelería». Y en este sentido felicitó el hecho de proponer como Fiesta de Interés Turístico el Desarme «porque aporta un valor añadido», pero en su opinión, «podían haberlo hecho también con la Semana Santa o los Premios Líricos».

Rosón replicó pasando de puntillas sobre el lado del gasto. Defendió que sus políticas han hecho posible que los que más tienen paguen más y las familias, menos. Incrementamos en un millón las becas comedor y libros de textos, 700.000 euros más para teleasistencia, las partidas fundamentales de la protección social, que les permiten salir de manera más justa y decente de la mal llamada crisis que nos intentáis hacer pagar. No es magia, es orden», aclaró por si alguien pensaba en ilusionismo. Ya puesto a aclarar, le aclaró a Pacho que «Carrefour no es ningún vecino de Oviedo, es una multinacional que opera en Oviedo y puede pagar un poco más de IBI, para que los vecinos paguen un poco menos».

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos