La ordenanza de la zona azul limitará el estacionamiento máximo por zonas

Un controlador de la zona azul en El Campillín. / ALEX PIÑA
Un controlador de la zona azul en El Campillín. / ALEX PIÑA

Aprovechará las nuevas tecnologías para fomentar la rotación en las plazas y para poner en marcha una tarjeta especial para residentes

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El equipo de gobierno abrirá un periodo de un mes de consultas previo a la tramitación de la nueva ordenanza de la zona azul, que habilitará a los controladores a tramitar sanciones de tráfico. Según explicó la concejal de Infraestructuras y Servicios Básicos, Ana Rivas, aunque la legislación no establece un plazo para ello, antes de iniciar la tramitación de la norma los ciudadanos dispondrán de un mes para realizar sus aportaciones.

Abundó que el cambio en la ordenanza fiscal es solo uno de los pasos necesarios para implantar el nuevo modelo de gestión del estacionamiento regulado en las vías públicas: «Tendremos que modificar el actual contrato y redactar, ahora no la tenemos, una nueva ordenanza reguladora». En la misma se contemplará la creación de tres zonas -azul, naranja y verde- distintas con tarifas y horarios diferenciados, la creación de la tarjeta de residente para los vecinos, la limitación de estacionamiento a un máximo de dos horas por zonas para fomentar la rotación o la devolución del dinero no consumido.

A los usuarios de la aplicación de la concesionaria les resultará familiar. Cada vez que estacionan su vehículo, un mapa muestra en qué sector se está aparcando. La nueva norma impedirá renovar el tique para la misma zona y obligará a mover el coche con el objetivo de fomentar la rotación de los aparcamientos, en especial en la zona centro de la ciudad.

Para controlar esto y otros excesos -no solo con la zona azul, sino también con la carga y descarga o la doble fila- el Ayuntamiento contará con los controladores del servicio de la contratista Eysa. La nueva ordenanza fiscal que se aprobará hoy les faculta para «comunicar» infracciones, para tramitar multas que firmará la Policía Local gracias a sus equipos compatibles con los de los agentes. Las sanciones serán idénticas a las que ponen de forma directa los agentes -90 euros, por estacionamiento indebido- con la salvedad de que las cursadas por excederse del tiempo de estacionamiento pagado podrán anularse pagando una tasa, de momento, fijada en 3,6 euros.

Rivas expuso que el equipo de gobierno ha estudiado y descartado ya varios modelos distintos para implantar estos cambios que, «conllevarían una modificación del contrato». Entre otras cuestiones, para marcar la nueva zona naranja, pero también para mover plazas de la zona azul del entorno de El Cristo a las proximidades del nuevo Hospital. Son todos cambios que el PP no se atrevió a implantar en 2015. Tan solo llegó a pintar de azul los viales perimetrales del HUCA aunque están fuera del contrato esperando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos