Oviedo, campamento veraniego de la dignidad

Los niños compartieron refrescos y bocatas con los miembros de la corporación que los recibieron en el salón de plenos.
Los niños compartieron refrescos y bocatas con los miembros de la corporación que los recibieron en el salón de plenos. / ALEX PIÑA

El salón de plenos se convierte en una fiesta para recibir a los 45 niños saharauis que pasan el verano con familias ovetenses

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

España pasó de ser martillo de herejes y guardián de Occidente a salir por patas del Sahara. Cosas que pasan cuando se muere un dictador en la cama, que la retórica torna en cartón piedra. Y si a 51 provincias se le resta una y se suman unos cuantos campos de refugiados, salen perdiendo los de siempre. Durante 42 años. Contra el olvido y para sacar a los niños del horno en el que se convierten en verano los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) queda la solidaridad de las familias ovetenses y asturianas que los acogen durante dos meses dentro del programa 'Vacaciones en paz' de la Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui. El Ayuntamiento ha destinado 38.000 euros.

Ayer, el alcalde Wenceslao López y representantes de la Corporación recibieron a los 45 niños que este año pasan las vacaciones en Oviedo. Según explicó Carlos de la Parte, tenerles en casa es una «experiencia fantástica, aprendes mucho de la solidaridad y la dignidad que tienen». Begoña Méndez, que lleva varios veranos acudiendo puntual a la cita, los niños son los mejores «embajadores de la causa de su pueblo». Begoña Cueva, responsable del proyecto, añadió que entrar en el programa de acogida es «sencillo». Además, los niños están incluidos en la Seguridad Social y «se les hace una revisión pediátrica que de otra forma no recibirían».

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos