«En Oviedo la gente va sonriendo»

Taboada, López y Álvarez, con los estudiantes en el salón de Plenos. / M. ROJAS
Taboada, López y Álvarez, con los estudiantes en el salón de Plenos. / M. ROJAS

El alcalde recibe a los jóvenes y los invita a tomar sidra y a asistir al Pleno, aunque «no lo vais a aguantar», bromea Treinta estudiantes de Bochum visitan la ciudad tres semanas por un intercambio

D. LUMBRERAS OVIEDO.

«Vas por la mañana por la calle y están sonriendo. Los alemanes son más serios, si los paras por la calle te ayudan, pero con otra cara». Esta buena actitud llamó la atención de la estudiante de Historia y Filología Española Lilya Velershteyn, una de las treinta que están en la ciudad gracias a un intercambio entre la Universidad de Oviedo y la de la ciudad hermana de Bochum (Alemania).

A lo largo de tres semanas (desde el pasado día 23 hasta el próximo 13 de septiembre) los jóvenes conversan con una pareja española -de ahí el nombre de programa tándem- de cualquier tema que acuerden y conocen el entorno. «Hemos estado en algunos bares, Gijón, Salinas y Avilés, porque hay fiestas allí», comentó Felix Benneker, estudiante de Ingeniería de Venta. Lo mejor para él, sin duda, la comida; lo peor, «madrugar». «Para los vegetarianos no es tan bueno», terció su compañera, a quien nada disgustó y le encantó que «el domingo por la noche hay gente en la calle»».

Los jóvenes fueron recibidos ayer en el salón de Plenos por el alcalde, Wenceslao López, quien recordó que el hermanamiento con Bochum se produjo en su primera época de concejal, en 1979. Destacó de los intercambios que son una experiencia enriquecedora en la que «se crean muchas relaciones familiares y personales» entre las dos ciudades. «Espero que hayáis probado la sidra y disfrutéis del preámbulo de San Mateo», añadió.

Por su parte, el vicerrector de Proyección Internacional de la Universidad de Oviedo, Francisco Borge, destacó que el tándem, con 33 años de antigüedad, es el «precursor del Erasmus», que cumple tres décadas. Menos españoles se animaron a ir a Bochum: solo 15, informó.

También estaban presentes los ediles Belén Fernández y Covadonga Díaz; Iván Álvarez, que animó a los chavales a visitar el Archivo municipal, donde encontrarán «documentos muy interesantes», y Ana Taboada, quien los invitó a conocer más en profundidad la Casa Consistorial en otra ocasión y a asistir al Pleno del martes y con «el fragor del debate, aprender la lengua en otros términos». «No vais a aguantar», bromeó el alcalde, logrando una carcajada general. Por si acaso, muchos se hicieron un 'selfie' en los sillones que ocupan los concejales y en el atril de los oradores.

Fotos

Vídeos