«El cardenal Tarancón fue un defensor de las libertades y la justicia»

El arzobispo, Jesús, Sanz, el padre Ángel y el acalde de Oviedo, Wenceslao López, descubren la placa. /Mario Rojas
El arzobispo, Jesús, Sanz, el padre Ángel y el acalde de Oviedo, Wenceslao López, descubren la placa. / Mario Rojas

El alcalde de Oviedo, el arzobispo y el padre Ángel descubren la placa de la plaza en honor al que fuera director de la diócesis en los años 60

JUAN CARLOS ABAD

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, el arzobispo de la diócesis, Jesús Sanz Montes, y el Padre Ángel, han participado esta mañana en el descubrimiento de la placa que otorga el nombre de 'Plaza Cardenal Tarancón', a la glorieta de la ronda sur en la intersección con la calle Goya.

En un acto cordial y al que también han asistido un centenar de residentes de las residencias que la organización Mensajeros de la Paz tiene en Villaviciosa y Noreña, tanto el alcalde como el padre Ángel, han glosado la figura del cardenal Tarancón como un hombre «irrepetible» y «siempre del lado de los más necesitados».

Vicente Enrique y Tarancón nació en Burriana, Castellón, y tras ordenarse sacerdote en 1929 emprendió una carrera dentro de la Iglesia que le llevaría a presidir la Conferencia Episcopal en momentos trascendentales de la historia de España. Ya en los años 50 rompió con la idealización de la 'cruzada nacional' por parte de la prelatura adicta al régimen. Muerto el dictador, con quien mantuvo serias disputas, –'Tarancón al paredón' fue uno de los lemas de la extrema derecha en los 70– asumió la democracia y trató de homologar la Iglesia al estado de derecho y libertades.

«Tarancón fue un defensor de la libertad y justicia social, una figura incomparable y necesaria», ha afirmado López que también ha equiparado el acto de hoy con el de ayer, en el que se descubrió la placa de la calle García Lorca en aplicación de la ley de memoria histórica. «Tarancón era una persona con gran capacidad para el diálogo y la conciliación», remachó el alcalde.

El padre Ángel, por su parte, ha recordado cómo, en tiempos de Tarancón como arzobispo de Oviedo, le ayudó para fundar en el popular barrio del El Rancho la organización benéfica La Cruz de los Ángeles, primero, y Mensajeros de la Paz, después. Ha recordado el sacerdote que Tarancón «siempre fue cercano a los más desfavorecidos» antes de homenajear también la figura de su sucesor tanto en la diócesis como en la Conferencia Episcopal, Gabino Díaz Merchán.

El arzobispo titular, Sanz Montes, por su parte, ha explicado que una plaza con el nombre de Tarancón es un espacio adecuado para «el amor» y el esparcimiento. Pese a las últimas diferencias entre Iglesia y equipo de gobierno del Ayuntamiento, el acto ha transcurrido en la más ordinaria cordialidad. Al finalizar se ha visto conversar a alcalde y arzobispo con normalidad. Al acto han acudido ediles en representación de todos los partidos en el Consistorio.

La nota musical la ha puesto José Manuel Fernández Gutierrez 'Guti', director de la Banda de gGaitas Ciudad de Oviedo, que ha cerrado el acto con una breve composición propia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos