Oviedo y Las Regueras conectarán el Prerrománico a través de una senda

Vista del entorno de los meandros desde el mirador de Priañes. / A. PIÑA
Vista del entorno de los meandros desde el mirador de Priañes. / A. PIÑA

El estudio para revitalizar los meandros del Nora destaca el valor paisajístico, ambiental y cultural del entorno fluvial

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Los ayuntamientos de Oviedo y Las Regueras presentaron ayer los resultados del estudio para la recuperación de los Meandros del Nora. Un espacio que comprende 634 hectáreas y que, según Sara González, la técnico de la empresa Ambinor encargada de los trabajos, necesitará ahora una «actuación integral para revalorizarlo».

Así, en lo que está siendo una colaboración «pionera», en palabras de Ignacio Fernández del Páramo, concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Oviedo, el estudio preliminar ha revelado que en ambas riberas del Nora y en sus aguas conviven 137 especies de animales diferentes. Ocho de ellas de especial interés y 17 en situación vulnerable o de peligro.

En cuanto a la flora, el documento especifica la presencia de especies invasoras como el plumero de la Pampa, que devalúan la calidad ambiental de un tramo fluvial que cuenta con especies autóctonas como encina, laurel o roble. Asimismo, destaca el alto valor geológico y paisajístico de los meandros.

En la presentación de los trabajos, tanto la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, como la alcaldesa de Las Regueras, María Isabel Méndez, defendieron la colaboración de ambos concejos y destacaron el valor del patrimonio presente en el entorno. Méndez, por su parte, avanzó que también solicitarán la colaboración del Principado para «la puesta en valor de todos los elementos, tanto naturales como geológicos y bélicos que tenemos en esta zona».

La fase para definir el proyecto comenzará a partir del 20 de diciembre, cuando la empresa adjudicataria entregue las recomendaciones en cuanto a la instalación de espacios de ocio y esparcimiento, usos públicos y propuestas de restauración ambiental y patrimonial.

Pero desde Medio Ambiente intuyen por dónde irán los trabajos en 2018. Del Páramo comparó los meandros con las cascadas del Guanga, en Trubia, donde «el TUA llega hasta la misma entrada y casi nadie las conoce». En Las Regueras hay parada de FEVE y la revitalización del entorno puede servirse de una mejora en el transporte, así como en la red de caminos a recuperar a través de los planes de empleo del Ayuntamiento. Conectar el Prerrománico del Naranco con San Pedro del Nora a través de una senda ya existente será una prioridad.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos