Oviedo renovó maquinaria de Limpieza por 12 millones en los últimos dos años

El alcalde, ayer, en la presentación de vehículos en la losa de Renfe. /  MARIO ROJAS
El alcalde, ayer, en la presentación de vehículos en la losa de Renfe. / MARIO ROJAS

El servicio incorpora dos nuevas barredoras, dos baldeadoras y duplica los equipos para borrar los grafitis de las fachadas de los edificios de la ciudad

G. D. -R. OVIEDO.

«Desde abril de 2016, cuando se modificó el contrato, llevamos invertidos casi 12 millones de euros en maquinaria nueva, 11,6 en total». El alcalde, Wenceslao López, presumió ayer ante otros 20 nuevos vehículos que se incorporan al parque de Limpieza de la renovación de los equipos siempre para buscar «la mayor calidad del servicio». «Es una cifra importante», añadió el alcalde, que «se suma al esfuerzo que hemos realizado en cuanto a baldeos y en la limpieza de los barrios, donde había bastante retraso». Lo que obvió es que no es el Ayuntamiento el que invierte, sino la concesionaria del servicio -FCC- la que aporta los equipos por amortización de los anteriores, dentro de un contrato que supone ya 13,6 millones de euros al año.

En concreto, ayer se presentaron 17 vehículos de limpieza viaria y tres coches (dos híbridos y uno eléctrico) para el personal municipal que contra la ejecución del contrato. Entre la maquinaria de limpieza figuran dos barredoras y dos baldeadoras, además de cuatro furgones para el baldeo manual, tan manual como los 30 carritos para los barrenderos del servicio.

La nueva maquinaria incorpora la última tecnología disponible para tratar de reducir la contaminación y también el ruido a la hora de afrontar las tareas de limpieza. La concejala de Servicios Básicos, Ana Rivas, destacó que, dentro del lote, se incorporan tres furgones con equipos hidrolimpiadores, que permitirán duplicar el número de unidades destinados a limpiar de grafitis las fachadas. «A partir de ahora contaremos con cuatro equipos de forma permanente que podrán actuar por toda la ciudad, salvo en la zona centro, en donde debido a la especial protección, se debe realizar una limpieza específica», explicó Rivas.

Sin fechas para la orgánica

La concejala, sin embargo, prefirió no adelantar sus planes para implantar este mismo año la recogida selectiva de materia orgánica, que supondrá añadir un cubo más -marrón- a la rutina de los reservados para vidrio -verde-, envases -amarillo- o papel -azul- y dejar para el cubo negro solo aquellas materias no reciclables ni susceptibles de ser convertidas en compost.

Rivas afirmó que el modelo «está casi cerrado» y que su departamento trabaja «en la modificación del contrato», pero prefirió reservarse los detalles para la campaña de difusión que se pondrá en marcha en los próximos meses para hacer llegar a la ciudadanía sus nuevas obligaciones con la basura.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos