Padres del colegio público Buenavista I piden más monitores en el comedor

Padres del colegio público Buenavista I piden más monitores en el comedor

Denuncian que no se cumplen las ratios y exigen más información sobre la obra del patio y permiso para aparcar en la calle Álvaro Flórez Estrada

SUSANA NEIRA OVIEDO.

15.840 alumnos de Infantil y Primaria acuden desde el lunes a los colegios públicos y concertados de Oviedo. Y con el inicio de las clases, las familias han detectado las primeras deficiencias en el funcionamiento. La Asociación de Padres y Madres (AMPA) del centro público Buenavista I denunció ayer la escasez de monitores en el comedor escolar y exigieron al Ayuntamiento, «ya que el año pasado pasó lo mismo, que faltaba personal», que supervise el cumplimiento del contrato con la empresa Cook, concesionaria del servicio.

Según expuso ayer el colectivo a través de un escrito, en el primer día «han asistido al comedor 83 niños y solo había cuatro monitores, por lo que no han podido comer en dos turnos como es habitual debido al tamaño del comedor y no han salido al patio después de comer». En la segunda jornada, «han acudido 103 niños y solo había cinco» cuidadores. Por tanto, la asociación concluyó que la citada empresa «incumple la ratio» y los monitores «están desbordados».

Comedor
La AMPA considera insuficiente el número de cuidadores que atienden este servicio y reclama más personal.
Patio
Reclama al Ayuntamiento que les informe de los plazos de la cubierta. Las familias están preocupadas por la seguridad de los niños en el caso de que se desarrollen en periodo lectivo.
Aparcamiento
Pide que la Policía Local les autorice a aparcar en la calle Álvaro Flórez Estrada.

Además de lo ocurrido a la hora de la comida, a las familias les preocupan las obras pendientes en la cubierta del patio, que acaban de ser adjudicadas a la empresa Elecnor. Recordó que el Ayuntamiento les informó que se realizarán a la vuelta del verano, pero aún no han arrancado. «No tenemos las fechas de ejecución ni del plan de seguridad».

La AMPA hace hincapié en su malestar porque coincidan los trabajos con el periodo lectivo: «Nos preocupa la seguridad de nuestros hijos durante los cuatro meses de ejecución de la obra y lo que ello implica en la organización». También, que interfieran en las actividades extraescolares como el fútbol. «¿Dónde van a entrenar este curso?», pregunta.

Como tercer y último punto, los padres solicitan permiso a la Policía Local para aparcar en la zona de carga y descarga de la calle Álvaro Flórez Estrada, a la entrada y salida del colegio. Según explican, esta calle ya «no es vía de uso preferente al hospital» y eso aliviaría el caos que se crea en una zona con tres centros distintos.

Fotos

Vídeos