Del Páramo: «Es imposible unir la A-63 y Luis Oliver sin pasar por el Naranco»

Ana Taboada e Ignacio Fernández, ante los asistentes a la asamblea en Ciudad Naranco. /  A. PIÑA
Ana Taboada e Ignacio Fernández, ante los asistentes a la asamblea en Ciudad Naranco. / A. PIÑA

El concejal de Urbanismo acude a Ciudad Naranco para exponer a los vecinos las consecuencias de una posible Ronda Norte y sus alternativas

D. L. OVIEDO.

El concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, y la vicealcaldesa, Ana Taboada, realizaron ayer una asamblea en el centro social de Ciudad Naranco para informar a los vecinos de las consecuencias de una posible Ronda Norte y las alternativas que plantea Somos Oviedo: una vía rápida de Las Campas a La Pixarra y un 'pinchazo' desde el barrio directamente a la autovía AS-II. Algo «más barato, más respetuoso con el medio ambiente y que no condena la ciudad a décadas de obras», dijo.

Del Páramo partió de una premisa tajante: «Es imposible unir la A-63 (autovía Oviedo-La Espina, a la altura de Piedramuelle) y Luis Oliver con una carretera (como plantea el Ministerio de Fomento) y que no pase por el Naranco». Para concienciar a los vecinos, el edil, como un profesor, se apoyó en mapas, se levantó e incluso recurrió a un vídeo con sonidos reales de la Ronda Sur. «Si se construyera la Ronda Norte, todos los camiones que vienen de Gijón con dirección al Suroccidente pasarían por debajo de la pista finlandesa y por la falda del Naranco, a escasos metros del espacio protegido del Prerrománico», advirtió el edil.

En un ambiente distendido, los vecinos escucharon con mucha atención y plantearon preguntas al edil. Entre ellos, un grupo de residentes de Belarmino Cabal y Acisclo Muñoz Vigo, que reclaman el asfaltado de sus calles por parte del Consistorio. Del Páramo se comprometió con ellos a buscar una solución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos