Parte de la plantilla de Extinción de Incendios no hará retenes ni refuerzos

Denuncia la ausencia de negociación por parte del Ayuntamiento y que, en lo que va de mes, el servicio no llegó al mínimo de efectivos dos días

G. D. -R. OVIEDO.

La nueva jefa de Bomberos, Carmen del Prado, tomó posesión antes de ayer y se quedó de vacaciones. A su regreso, le esperan los problemas que reconoció en una entrevista con este diario y uno nuevo. Parte del personal operativo del servicio ha remitido un escrito al alcalde en el que anuncia que desde el viernes pasado no participarán en los retenes y refuerzos que estén «fuera de nuestra jornada laboral» con la excepción de los casos de emergencia grave. Lo hacen, según explica su portavoz Emilio Martínez Vallina, ante la falta de negociación del equipo de gobierno para solucionar el progresivo deterioro del servicio en los últimos años.

Tras la decisión de estos bomberos y, por causa de la escasez de la plantilla, los pasados días 8 y 10 «no se cumplió con el mínimo de agentes establecido, 9 por turno, «poniendo en riesgo la seguridad de los ciudadanos del municipio».

Martínez Vallina critica «la irresponsabilidad» del concejal de Seguridad, Ricardo Fernández, que «ante esta grave situación, la única medida que adopta es solicitar la colaboración de Bomberos de Asturias, un colectivo que sufre también de falta de personal y tiene unos tiempos de respuesta que son inviables» dada la lejanía del parque de La Morgal a la capital.

Según la flamante responsable del servicio, la plantilla tiene que llegar «a un minimísimo de 110» trabajadores a corto plazo para garantizar la atención. Cuenta tan solo con 68 bomberos y la edad media pasa de los 52 años. El Ayuntamiento metió hace dos a siete interinos.

Fotos

Vídeos