El patio de la Escuela Infantil de Colloto, clausurado por la presencia de lombrices

Los parásitos se encontraron en vómitos de gatos. Los padres reclaman «celeridad» al Consistorio en la mejora del cerramiento

J. C. A. / R. A. OVIEDO.

Los alumnos de la Escuela Infantil de Colloto llevan un mes sin poder usar el patio por culpa de las lombrices. El 18 de enero, según informa la Concejalía de Educación, la dirección del centro emitió un informe al encontrar restos de estos parásitos en excrementos y vómitos de los gatos que habitualmente se cuelan en la zona de juegos de los niños.

Fue entonces cuando médicos y veterinarios municipales realizaron una inspección en la escuela y recomendaron a la dirección que los niños no salieran al patio hasta que se solucionara el problema. El 31 de enero se clausuró la zona de juegos. También se informó por parte de la concejalía a la Policía Local. Los agentes, por su parte, emitieron un informe descartando una actuación porque los gatos portadores de las lombrices son domésticos y tienen dueño, es decir, «no son animales errantes» pero tienen costumbre de dar paseos por el barrio.

Mientras los niños pasaban febrero sin poder desfogarse en el exterior, el departamento que dirige Mercedes González, según informó ayer, determinó cerrar el perímetro de la escuela para impedir el paso de los gatos.

Algo complicado por la propia naturaleza de los mininos y que se está alargando mientras se busca el «material más idóneo» para el cerramiento que impida que trepen por la valla y campen a sus anchas por el patio. Las obras comenzarán «lo antes posible», según indicaron fuentes de la concejalía, al tiempo que avanzaron que las familias están convocadas el jueves de la próxima semana a una reunión con la concejala en las que se les informará de los pasos a tomar.

Unas familias que corroboran el relato municipal pero que, por un lado, comparten la preocupación de la dirección del centro por la salud de los niños y que, por otro, reclaman al Consistorio «celeridad en las obras para que puedan hacer uso del patio».

«Hablando con la dirección nos enteramos del motivo de la clausura del patio. La escuela tiene un cerramiento que permite colarse a los gatos y es algo que viene pasando desde hace tiempo», indicaron madres de los alumnos. «También sabemos que el equipo educativo reclama medidas para espantar los gatos pero es algo difícil al estar próximos a la zona rural y no se sabe de dónde pueden venir», explicaron.

«Nos informaron de que una vez descubiertos los vómitos, el Ayuntamiento estuvo estudiando la situación y estimó que lo urgente era cerrar el patio mientras busca una solución para tener el mejor cierre posible», añadieron unas familias que comprueban en casa las consecuencias de tener a los pequeños 'encerrados' en las aulas durante su jornada escolar.

«Son niños de cero a tres años y se nota. De un tiempo a esta parte están más irascibles, les falta actividad al no poder usar la zona de los juegos», comentaron. «Además ahora viene el buen tiempo y al Ayuntamiento le pedimos que acelere el proceso para que puedan aprovecharlo, porque tienen actividades programadas durante la jornada que ahora no pueden hacer», razonaron antes de indicar que «no sabemos hasta cuándo vamos a estar así, esperamos a la reunión con la concejala».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos