Patrimonio autoriza al Ayuntamiento de Oviedo la restauración de la muralla medieval

La muralla medieval, sucia y repleta de maleza, se sometará a una obra de mejora. / MARIO ROJAS
La muralla medieval, sucia y repleta de maleza, se sometará a una obra de mejora. / MARIO ROJAS

La limpieza y el estudio para garantizar la conservación de este Bien de Interés Cultural se dividirá en cinco fases y se iniciará a finales de este año

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Grafitis, maleza y piedras sucias, algunas incluso desprendidas de la pared. En esta situación se encuentra la muralla medieval, Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1931, para sorpresa de los turistas y lamento de los vecinos, que llevan años pidiendo su restauración.

La demanda está a punto de cumplirse: el Principado ha autorizado al Ayuntamiento el proyecto municipal de mejora. Redactado por el arquitecto José Ramón Fernández Molina, incluye el lavado de cara de la fortificación del siglo XIII y un estudio arqueológico para evitar que se desgaste de nuevo a corto plazo, entre otras actuaciones.

Las obras comenzarán antes de finales de año. Según explicó ayer la alcaldesa en funciones y concejala de Infraestructuras y Servicios Básicos, la socialista Ana Rivas, se dividirá en «cinco fases», con una primera que abarca desde la calle Azcárraga hasta la Casa Rectoral.

La actuación se licitará en los próximos días ya que «hace una semana el Gobierno regional nos notificó que lo habían aprobado». Ahora tramitarán el siguiente paso: sacar a concurso esta primera obra, que durará cuatro meses.

La actuación inicial consistirá en la retirada de los elementos vegetales que en los últimos años han invadido la fortificación sin que nadie le pusiese remedio. Después se estudiará en profundidad el estado de las piedras y se hará una fotogrametría. Es decir, se sacarán decenas de fotografías para ver cómo es su estructura original para que su reconstrucción sea lo más exacta posible. Cuando el documento final esté listo, se entregará a los técnicos de Dirección General de Patrimonio Cultural para su aprobación, según informaron fuentes próximas a la consejería.

A continuación, se eliminarán los elementos añadidos en los últimos años. Esos que han distorsionado la imagen real de la fortificación y que han influido negativamente en esta estructura para más tarde consolidar los cantos que están a punto de desprenderse. También se limpiará toda la suciedad acumulada en las piedras y se realizará un tratamiento de juntas con el único objetivo de que la maleza no vuelva a brotar. Por último, se consolidarán los lienzos restaurados y se protegerán para evitar que a corto plazo este símbolo de la ciudad vuelva a su estado de deterioro.

Peatonalización de Paraiso

El proyecto del arquitecto José Ramón Fernández Molina no solo define una actuación sobre la muralla, también para sus alrededores. Por la calle Paraíso transitan cada día decenas de vehículos. La polución incide directamente en la fortificación y causa un desgaste extremo.

Por esta razón, el autor del plan ha propuesto que a medio o largo plazo se peatonalice la zona. «Si cada diez años hay que actuar sobre el monumento porque los coches lo dañan, lo mejor es quitar los coches de esta vía. Su agresión es fortísima», advierte.

Asimismo, pide que el Ayuntamiento elabore un plan fiscal que estimule la instalación de negocios en este área para que así el entorno de la Fábrica de Gas, pendiente también de su recuperación, vuelva a tener el esplendor.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos