El PP de Oviedo pedirá la suspensión cautelar de la adjudicación de los nuevos chiringuitos

La Mateína, uno de los chiringuitos nuevos del año pasado.
La Mateína, uno de los chiringuitos nuevos del año pasado. / M. ROJAS

Irá a los tribunales en cuanto acceda al expediente, que aún no les ha facilitado el gobierno local, dice Fernández Acevedo

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El PP de Oviedo demostró ayer que no hay dos sin tres. Tras llevar a los tribunales el cambio de nombra de veintiún calles franquistas y el turno de réplica que el alcalde, Wenceslao López, no concedió a su portavoz, Agustín Iglesias Caunedo, pedirán por la vía contenciosa la suspensión de la adjudicación de cuatro nuevos chiringuitos de San Mateo (dos en la Corrada del Obispo y dos en el Campillín), cuyas bases se publicaron ayer. Lo harán, indica la concejala popular y expresidenta de la SOF (Sociedad Ovetense de Festejos) Belén Fernández Avecedo), «en cuanto podamos acceder al expediente». «Lo pedimos el miércoles pasado y ha vencido el plazo (5 días naturales)», explica.

La edil considera que la adjudicación «no se ajusta a la legalidad y vulnera los más laxos límites de la decencia», porque dar solamente una semana para presentar proyectos y apenas otra más para el montaje es una «desastrosa, ilegal e indecente gestión» que «no viene de ninguna mina del PP, solo radica en la incompetencia del tripartito».

Entiende Acevedo que «desde septiembre de 2016 sabían que iban a sacar estos nuevos chiringuitos y desde finales de año sabían que no podrían hacerlo desde la SOF». «Si no los han sacado antes ha sido», asegura, porque no quieren que se presenten «entidades que pongan en riesgo la recaudación de sus asociaciones satélites y de sus activistas», que «ya tenían la información suficiente para ir adelantando».

Censuró además que el concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos 'Rivi', «se va de vacaciones a 15 días de las fiestas dejando sin adjudicar la producción de la Catedral y un buen número de contratos y servicios» y el alcalde «miente con descaro al decir que no supo hasta julio que la SOF no podía organizar las fiestas», cuando en febrero optó públicamente por que las asumiera la Fundación Municipal de Cultura.

Fuera de la denuncia quedan, sin embargo, las catorce casetas que se instalarán en el paseo del Bombé. «No incumplen la norma, a estas se pueden presentar los hosteleros que quieran y a los chiringuitos solo las asociaciones», justificó Acevedo.

El portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, insistió en que «debe ser el Ayuntamiento, de manera directa» quien asuma la gestión de los festejos y por ende de los chiringuitos, y que «el PP tendría que haberlo afrontado» y que el gobierno «no puede hablar de mina oculta, porque es como llamarlo a Villa Magdalena o al Calatrava, todos sabíamos que estaba ahí». Debido a la «falta de previsión» del tripartito, «apenas hay tiempo» para presentar ofertas y, como la adjudicación es por un año, «volveremos a enfrentarnos al mismo problema en 2018».

Fuentes de Alcaldía declinaron realizar comentarios. El concejal de Festejos en funciones, Iván Álvarez, insistió en que «se ha hecho un buen proceso, esperamos que el viernes que viene haya adjudicatarios». Tras San Mateo se decidirá «desde abajo» y «de acuerdo con nuestro ideario, que pasa por que sea público», cómo se gestionarán los festejos, de acuerdo con los nuevos informes solicitados a los técnicos municipales. Ahora, aseguró, «no se ha abrierto aún ese debate político».

Los últimos 20 años era la SOF quien adjudicaba los chiringuitos. Pero, el pasado julio, un informe del secretario municipal advirtió de que no era «conforme a Derecho» porque el titular del suelo público es el Ayuntamiento. La junta de gobierno acordó asumir la licitación el pasado cuatro de agosto. Está abierta hasta el próximo sábado.

Más noticias

Fotos

Vídeos