«¡Pelayín is in da house!»

Un momento de ‘break’ ayer con uno de los nuevos grafitis que decoran la biblioteca de La Granja el fondo. /Pablo Lorenzana
Un momento de ‘break’ ayer con uno de los nuevos grafitis que decoran la biblioteca de La Granja el fondo. / Pablo Lorenzana

El VII Certamen de Hip-hop Literario lleva «vida» al Campo San Francisco | Francisco José San José Vergara gana el primer premio con 'The Children', un tema sobre la importancia de la educación

G. D. -R. OVIEDO.

Desde el micrófono se anima «al futuro del baile en esta región: ¡Pelayín is in da house!'». Y Pelayo y, luego, Alexis y Pipo dan sus primeros pasos de 'break' frente a la biblioteca de la Granja. Ninguno llega a la decena de años de edad. Son el futuro «porque los 'b-boys' estamos en peligro de extinción». O no. Algunos niños pequeños, de pañal, se acercan al escenario y tratan de sostenerse sobre la cabeza e imitarles.

«A Oviedo le hacen falta más eventos como este, que llenan el Campo de vida, eventos para reivindicarse con cultura y juventud», resume el concejal de Turismo, Rubén Rosón, en la entrega de premios del VII Certamen de Hip-hop Literario. El ganador, con 300 euros de premio, es el pucelano Francisco José San José Vergara por 'The Children', «una defensa de la importancia de la educación».

Mientras los grafiteros ultiman, entre vapores no solo de los aerosoles, los dibujos que ilustrarán los vanos de la biblioteca hasta el próximo año. Tal vez entonces, el ganador, Vergara, pueda acudir con más futuro para el Hip-hop. Ayer no lo hizo «porque acaba de ser padre», explicó Rosón.

El segundo premio de 200 euros ha ido a parar a manos de Pablo Sande Berrocal por su obra titulada 'De nada sirve llorar', «un canto al optimismo», mientras que los 100 euros del tercer puesto han sido para Tarek Abdel Muhsen Sáez por el texto 'Madre', «un agradecimiento a todas esas cosas que hacen las madres y no se valoran».

En el certamen, que premia obras literarias en forma de rimas callejeras, se completa con baile, música y 'mc-ing'. Ayer alcanzó su séptima edición y Rosón prometió la octava para el año que viene. Pelayín, Alexis y Pipo tendrán un año más para practicar.

El hip-hop, nacido en los 70 en los barrios marginales del Bronx y Harlem, tiene sus propios padres fundadores en los Guetto Brothers, una cosa a medio camino entre una pandilla callejera, un movimiento político y un grupo de música. Vinculados al Nuevo Partido Socialista de Puerto Rico, sus fiestas, improvisadas en la calle, eran una forma de lucha contra los estigmas de la violencia y la marginación. Música y baile acrobático en lugar de navajas y alcoholismo.

Solo la mezcla cultural de esos dos barrios pudo hacer posible una cultura urbana con influencias tan dispares como el reggae, los ritmos africanos, los movimientos políticos sudamericanos o la música disco y las mezclas ('scratch') de los dj's y que se ha hecho universal.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos