El 'perreo' de Rodrigo Cuevas

Rodrigo Cuevas subirá hoy al escenario de la Catedral. / Á. PIÑA

Actuará esta noche en la plaza de la Catedral y cantará por primera vez en Oviedo la canción de Oreces y Máximo

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Rodrigo Cuevas lleva tanto tiempo sin dar un concierto en Oviedo que, dice, ya ni se acuerda de cuándo fue. Lo que sí recuerda es su actuación el año pasado en el desfile del Día de América en Asturias -fue el protagonista de la carroza de Asturias- y su interpretación de 'Folklórico Cabaret' en el Teatro Filarmónica durante la Noche Blanca. Desde entonces ha triunfado allá por donde ha ido. Ahora está centrado en su actuación de esta noche, en la plaza de la Catedral. Tiene «muchas ganas» de subirse a un «escenario soñado».

A las nueve de esta noche abrirá los conciertos del día grande. Cantará la canción de Oreces y Máximo, que narra una historia de amor. Los nombres de los protagonistas son ficticios, para que nadie se dé por aludido. Un tema que ha cantado más fuera de Asturias, «aquí solo la interpreté en Gijón».

Y de chiringuitos

Cuando se baje del escenario, Cuevas adelanta que irá directo al chiringuito de La Folixiaria. La asociación juvenil de Medicina ha instalado, por primera vez en las fiestas mateínas, una caseta en la Corrada del Obispo y allí pinchará música para que los asistentes «perreen» hasta que salga el sol. «Quiero que la gente tenga agujetas el viernes de tanto bailar», explicó. Y Rodrigo Cuevas promete afanarse para conseguir su objetivo.

Fotos

Vídeos