Piden una suma de 33 años de prisión para seis rumanos que extorsionaban a compatriotas en Oviedo

Les exigían la entrega de cantidades de dinero, diciéndoles que, si no accedían, tanto ellos como sus familias sufrirían agresiones

EUROPA PRESSOviedo

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una suma de 33 años y seis meses de prisión para seis ciudadanos rumanos acusados de extorsionar a compatriotas para que conseguir dinero. La vista oral está señalada para este lunes, 5 de febrero de 2018, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo, a las 9.30 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que los seis acusados, todos sin trabajo conocido, se instalaron en Oviedo, exigiendo a otros ciudadanos rumanos que trabajaban la entrega de cantidades de dinero, diciéndoles que, si no accedían, tanto ellos como sus familias sufrirían agresiones.

Así, sobre las 21.30 horas del 1 de agosto de 2009, los acusados irrumpieron violentamente en un domicilio en Oviedo, que tenía la puerta abierta. Tras manifestar a sus moradores que si querían seguir viviendo allí debían de abonarles 2.000 euros, al negarse uno de ellos le golpearon tirándole al suelo, comenzando a registrar la casa y se apoderaron de 1.700 euros y de una gargantilla de oro y un sello de oro, tasados entre 740,47 euros y 1.091,23 euros.

El 23 de julio de 2009, sobre las 06.00 horas, cinco de los seis acusados, de mutuo acuerdo, abordaron a un hermano de una de las personas a las que robaron en su domicilio cuando se dirigía hacia su lugar de trabajo. Cuando caminaba por la Plaza Campo de la Vega y tras pedirle un cigarrillo, le propinaron un golpe en la cabeza con una botella de cerveza, causándole corte en cuero cabelludo. Tardó en curar 11 días y le quedaron cicatrices como secuelas.

Por último, el 24 de julio de 2009, sobre las 10.00 horas, nuevamente estos acusados, actuando de común, volvieron a abordar a esta persona, que se encontraba trabajando, le exigieron que les entregase 2.000 euros y que si no lo matarían a él y a su familia. Esto se repitió el 2 de agosto de 2009, cuando uno de los acusados le manifestó que esa noche pasaría por su domicilio y le haría lo mismo que a su hermano.

Por vía de responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que todos los acusados paguen, conjunta y solidariamente al herido en el domicilio, 1.700 euros y al Sespa, la cantidad que se determine por los gastos originados por la asistencia prestada a uno de los heridos; y que cinco acusados sean condenados a pagar conjunta y solidariamente a otro de los heridos a la cantidad de 360 euros por las lesiones causadas y 600 euros por las secuelas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos