Piden tres mil euros de multa a Raquel Agüeros por coacciones

Concentración en apoyo de Agüeros. /  PIÑA
Concentración en apoyo de Agüeros. / PIÑA

J. C. A.

El conflicto laboral dentro del hotel de la Reconquista, que se alarga desde hace más de dos años, vivió ayer un nuevo episodio con la celebración de la vista oral de una de las causas abiertas contra Raquel Agüeros, expresidenta del comité de empresa, tras una querella interpuesta por la dirección del centro por coacciones.

La dirección del hotel solicita por ese supuesto ilícito tres mil euros en concepto de reparación del daño moral, así como una multa diaria de diez euros durante tres meses. Todo, cuando el despido de Agüeros fue declarado improcedente por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias en un auto del pasado 10 de enero en el que se instaba a la readmisión de la trabajadora y al pago de 6.000 euros de indemnización. Entonces, el fallo a favor de la trabajadora que reconocía que había padecido acoso laboral, se dirimió desde los Juzgados de los Social.

Sin embargo, la causa penal ahora abierta por el director del hotel, José María Barrán, se retrotrae a cuando Agüeros denunció el pliego de condiciones de la plantilla del Reconquista. Para la concesionaria, Hotusa, la trabajadora habría mentido intencionadamente al denunciar las condiciones laborales de los entonces más de sesenta trabajadores.

Ayer, ante las puertas de los juzgados, muchos de los compañeros de Agüeros se congregaron para dar muestra de apoyo. Entre ellos, los concejales de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Oviedo, Iván Álvarez y Cristina Pontón. La portavoz de IU en el Consistorio explicó que «es un sinsentido que un señor condenado por acoso se dedique a acosar a quienes defienden a los trabajadores», al tiempo que cargó contra el Principado del que dijo que «no tiene voluntad para revisar la contrata del hotel». «Seguiremos con nuestra actividad política pidiendo esa revisión y al mismo tiempo apoyaremos a Raquel ante esta barbaridad», remató la concejala.

Por su parte, el secretario general de la Federación de Servicios de CC OO, Alfredo García, denunció que este proceso es «otra vuelta de tuerca en la estrategia represiva de la dirección, con el consentimiento de Hotusa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos