«Tenemos que ganar la guerra a los grafitis»

«Tenemos que ganar la guerra a los grafitis»
Operario de Imesapi aplica pintura en un portón / ALEX PIÑA

Vecinos de El Antiguo aplauden el plan de limpieza de las pintadas y piden más control para evitar que se repitan

NOELIA GÓMEZ OVIEDO.

Los vecinos de El Antiguo se encuentran expectantes ante los resultados del plan municipal de limpieza de fachadas en El Antiguo, que comenzó el pasado miércoles y durará dos meses y medio. Dos brigadas de operarios de la empresa Imesapi trabajan para recuperar 187 fachadas afectadas por los grafitis. Ya se empiezan a ver los primeros resultados.

Úrsula Rodríguez, residente de la zona, criticó ayer que se haya llegado a este punto: «Aunque hay dibujos que son bonitos, que los pongan en otro sitio. No sé cómo lo hacen. Todos hemos sido jóvenes y a mí no sé me ocurriría pintar aquí. Antes había más respeto. El que no sabe ser padre, no puede tener hijos».

Víctor Álvarez, que frecuenta el barrio habitualmente, considera que es necesario retirar las pintadas, aunque ve difícil que no vuelvan a aperecer. «Va a durar muy poco así, porque van a salir por la noche y volver a hacer lo mismo. Hay que endurecer las medidas, no hay suficiente vigilancia por parte de la Policía municipal».

De la misma manera, José Sánchez, propietario del restaurante La Mezquita, en la calle Carpio, aplaude la desaparición de los grafittis. «Yo soy aficionado a la fotografía y la verdad es que siempre que quiero hacer una foto hay una pintada de por medio que descompone la belleza».

El propietario de este negocio cree que la ciudadanía no debe rendirse ante esta lucha: «Va a volver a suceder pero es una guerra que hay que ganar. No creo que la medida oportuna sea abandonar la lucha, por el coste, porque en ese caso tendríamos que abandonar muchas otras causas». Además, apunta diversas medidas que podrían aplicarse. «Hay que trabajar la educación de los sectores y que les den otros espacios para que se expresen, en algún otro lado, pero no en las calles de la ciudad. Se supone que Oviedo es una de las ciudades más limpias y esto no concuerda bien con las pintadas. Hay calles aquí que dan pena, como la del Salsipuedes. Estamos aquí, en medio del Ayuntamiento, y está todo pintado. No puede ser».

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos