El Naranco se blindará contra la especulación y el tráfico con un plan de protección

Dos empleados trabajando en la finca de El Pevidal. /PIÑA
Dos empleados trabajando en la finca de El Pevidal. / PIÑA

Sale de nuevo a licitación la redacción del plan para dar al monte tratamiento de parque forestal, compatible solo con una mínima urbanización

P. A. OVIEDO.

Un nuevo intento para recuperar el pulmón verde de Oviedo. La junta de gobierno aprobó ayer los pliegos de asistencia técnica para la redacción del plan especial del Naranco, cuyo principal objetivo es alejar de una vez por todas los vehículos de los monumentos prerrománicos y blindarlo contra la especulación urbanística, evitando que se construya de forma masiva en la zona.

Según informó el Ayuntamiento, la asistencia técnica persigue que el Naranco tenga un tratamiento de parque forestal, en el que se permite una mínima urbanización. Así, se evita la apertura de caminos para el acceso rodado, pero sí tendrán cabida itinerarios peatonales o ciclables, y la creación de diversas áreas recreativas. De este modo, se sortearán también movimientos de tierras innecesarios que puedan alterar el espacio del monte.

Saldrá a licitación por 60.000 euros, sin contar el IVA; un importe en el que estarán incluidos todos los gastos de la ejecución del contrato, incluido el consabido proceso de participación ciudadana. El plazo máximo para la redacción y entrega de toda la documentación será de cinco meses.

Y se trata de un nuevo intento, porque el pasado noviembre, la junta de gobierno declaró desierta la licitación para la redacción de este plan, que ahora tiene mayor presupuesto. Ninguna empresa presentó una oferta para realizar el proyecto y ahora el equipo de gobierno ha decidido abrir un nuevo procedimiento, tal y como se recoge en el acta de la junta de gobierno.

Intento fallido

El equipo de gobierno puso desde un primer momento su mirada en el monte Naranco, cuya recuperación considera vital, máxime después del fracaso del Parque Periurbano aprobado en 2005 por el Principado, un plan ambicioso que buscaba la sostenibilidad y la ampliación de las áreas de ocio con inversiones de hasta 37 millones de euros. Finalmente, solo se llegaron a gastar 3,6 millones para la compra de la finca El Pevidal, entre otras adquisiciones.

Ahora, el equipo de gobierno persigue la construcción de una variante para aislar el tráfico de San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco y el desarrollo de un área verde que comunique la pista Finlandesa con el entorno de los monumentos. A ello se unirá la petición de que los concejos limítrofes -Siero, Llanera y Las Regueras- colaboren en la mejora del monte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos