Los planes de empleo local incorporarán este año a perceptores de salario social

«Es fundamental coordinar las áreas de Empleo y Servicios Sociales para facilitar la integración laboral», afirma Marisa Ponga

J. C. A. OVIEDO.

Los planes locales de empleo de 2018 incorporarán a 21 perceptores de salario social empadronados en Oviedo. Lo hacen para cumplir un requerimiento del Principado de cara a esta nueva oferta y, según explicó la concejala de Atención a las Personas, Marisa Ponga, «tendremos que intensificar la coordinación entre las dos áreas, Servicios Sociales y Empleo, para facilitar el objetivo de que el Ayuntamiento incorpore a estas personas a los planes de empleo».

Con este nuevo requisito, la administración pretende allanar el camino para la inserción laboral de personas que quedaron descolgadas del mercado de trabajo durante la pasada crisis. «Favoreceremos que se agilicen los trámites para que accedan a los planes de empleo y, una vez acabado el proceso, si tienen que volver al salario social les apoyaremos y gestionaremos la revisión de esos salarios».

Ponga hizo especial hincapié en esa colaboración entre áreas por la importancia «de que las políticas activas de empleo tengan mejor vinculación con las políticas sociales. Quiero trasladar la importancia que eso tiene porque es la primera vez que se incorpora este requisito a un plan de empleo».

Desde hace un año, dos municipios, Oviedo y Grado, participan en un proyecto piloto junto con la Consejería de Servicios Sociales del Principado y el Sepepa, en el que se sientan las bases para la coordinación de ambos servicios públicos. «Ese proyecto ha sido el cauce que ahora se consolida con esta condición de reserva de plazas para las personas que reciben salario social y facilita la incursión laboral de estas personas», abundó la edil.

Actualmente, los servicios sociales municipales atienden a 4.543 perceptores de una renta social. El 62% son mujeres. Estas cifras hablan solo de la unidad básica de convivencia por lo que hay más personas dependiendo de este salario. De ellas, 1.282 son unidades familiares monoparentales y de estas, el 91% son mujeres. Descontando a las personas que cobran complementos a pensiones no contributivas, o complementos al desempleo, el 50% de todas ellas son las susceptibles de incorporarse al mercado laboral. «Es nuestra población diana», resumió Ponga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos