El Consistorio negocia la protección de la plaza de toros con el Principado

El Consistorio negocia la protección de la plaza de toros con el Principado
Un lateral de la plaza de toros, desconchado y lleno de pintadas. / ÁLEX PIÑA

«En función de cómo se catalogue se definirán los usos que se le puede dar» al coso para satisfacer las peticiones de los vecinos, apunta Ana Taboada

D. LUMBRERAS OVIEDO.

La condición de BIC (Bien de Interés Cultural) de la plaza de toros dificulta cualquier proyecto para convertirla en el tan deseado espacio multiusos para la ciudad. A tal fin, el equipo de gobierno, dentro de la reordenación del viejo HUCA, está «trabajando con el Principado» para definir «cómo se cataloga, y en función de eso, los usos que se le pueda dar», en palabras de la vicealcaldesa, Ana Taboada.

La edil defiende que el coso se utilice para «lo que necesite el barrio», como un lugar para la celebración de conciertos. Eso sí, partiendo siempre de una «rehabilitación integral», no demoliéndola para construir un nuevo pabellón deportivo como ha llegado a plantear la plataforma SOS Viejo HUCA. «Nosotros escuchamos, no proponemos», apunta Taboada.

La vicealcaldesa destaca que ahora la ciudad y la autonomía «trabajan conjuntamente», pero también hay que revisar, reconoce, un asunto propio: el catálogo urbanístico de Oviedo. La ficha de la plaza de toros le da un grado de Protección Integral Monumental, de tal manera que solo se permite actuar sobre ella para conservarla, restaurarla, rehabilitarla «sin alterar los elementos estructurales» o reconstruirla tal cual era. Nada de reformas.

El alcalde, Wenceslao López, ha puesto sobre la mesa que el Principado descatalogue como BIC el coso, un complejo proceso que, de momento, no ha comenzado. Ya lo solicitó en 2013, sin éxito, su antecesor en el cargo. Taboada aprovechó ayer para recordar que «el proyecto que hizo Agustín Iglesias Caunedo en su momento fue desastroso, ni siquiera pasó los filtros que tenía que pasar de Patrimonio».

Fue en abril de 2015, en vísperas de las elecciones, cuando la Consejería de Cultura denegó la pretensión del Consistorio. El expediente partió de un informe que recomendaba mantener la categoría de BIC, aunque invitaba a rebajar la protección del catálogo urbanístico para que se «flexibilice introducir nuevos usos en la plaza». Solo una de las cuatro instituciones consultivas apostó por la retirada del BIC. La resolución se sometió a información pública, pero nadie presentó alegaciones.

Ayer, Caunedo declaró en Onda Cero que la recuperación de la plaza como recinto multifuncional, y también la fábrica de gas y la policía de barrio serán ejes de su programa electoral para 2019. Tachó el proceso de reordenación del viejo HUCA de «tomadura de pelo» y afirmó que «cuatro años después estamos una vez más en la casilla de salida». Sobre descatalogar la plaza, él -y Foro Oviedo- recordó que «el tripartito recupera la idea que yo comparto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos