El Pleno de Oviedo aprueba los presupuestos e IU pide su modificación inmediata para cumplir con la ley

El Pleno de Oviedo aprueba los presupuestos e IU pide su modificación inmediata para cumplir con la ley
El edil de Economía, Rubén Rosón, explica las cuentas del presentente ejercicio en el Pleno celebrado ayer. / PABLO LORENZANA

Las cuentas de 2018 con un gasto de 232,2 millones y 30 de deuda deben satisfacer la regla de gasto

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Pleno de Oviedo dio luz verde ayer a los presupuestos municipales para este 2018. Las cuentas más 'madrugadoras' de este equipo de gobierno, con 232,2 millones de euros de gasto, llegan después de dos meses largos de prórroga presupuestaria y prometiendo inversiones por 34,5 millones de euros. La oposición no se las creyó. Intervención advirtió que no son reales, que deberán tomarse medidas para pagar la sentencia del Calatrava -20 millones de euros- y ajustarse al equilibrio presupuestario. Incluso IU tomó la palabra para decir muchas cosas de la herencia envenenada que han dejado los gobiernos de los populares; también para decir que sus tres concejales votaban a favor del presupuesto, aunque la aprobación solo «es el punto de partida», dijo Cristina Pontón, para que la concejalía de Economía inicie «de inmediato» el procedimiento para «cumplir las exigencias del objetivo de estabilidad presupuestaria» y «de la regla de gasto» al cierre del ejercicio. Así están las cosas, IU pide cumplir la Ley de Estabilidad y la regla de gasto.

Y es que los números, aún sin contar con la sentencia del Calatrava, van apretados, con un déficit de más de cuatro millones y estirando la deuda en 30 para tratar de poder financiar cuanto antes las inversiones y evitar la baja ejecución de las obras del año pasado, 6,5 millones apenas. Con todo, ni el equipo de gobierno quería presumir ante los vecinos de obras y compromisos que están en el aire ni el PP hacer mucho daño con algo causado en parte por la ristra de «desastres», según Rosón, que han dejado a sus sucesores.

Rosón habló de tarde soleada y repitió su discurso hasta en cinco ocasiones. Es, dijo, «el presupuesto más social de la historia», comparó el gasto en ayudas sociales, becas de comedor o, incluso, los clubes deportivos con el último ejercicio del PP en el gobierno local, en 2014: «En tres años, hemos multiplicado por tres las partidas dedicadas a la protección social», recalcó. Destacó que el Ayuntamiento cobra ahora 11 millones de euros menos por sus servicios que bajo la anterior Corporación, aunque la cifra incluye también la reducción del número de multas. «Oviedo es una ciudad con más becas, más servicios, menos desempleados y más empleo y menos impuestos», concluyó en un discurso en el que mezcló la liquidación del ejercicio pasado con los números de este, como hizo también la oposición.

Eficaz y deuda

Lo hizo el portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, al pedir explicaciones al de Economía ya no solo por la baja ejecución de las inversiones -«la más baja desde 1988, enhorabuena»-, pero también por el lado de los ingresos. «Los números nos dan la razón a cuando decíamos que las previsiones eran irreales», sostuvo. Detalló que por la plusvalía hemos cobrado 5 millones menos que en 2016; que en el Impuesto de Construcciones «hemos pasado de cobrar 1,6 millones a poco más de 800.000; de recaudar el 86% a menos del 43%. Espero que el señor Rosón nos lo explique». Con los 9 millones pendientes de cobro del IBI, «se han dejado de recaudar 17 millones de euros, 34 campos de rugby o casi la sentencia del Calatrava», concluyó.

Más duro aún fue el concejal del PP Eduardo Rodríguez. Acusó al equipo de gobierno de aprobar un presupuesto que «se sitúa al margen de la ley» , con un déficit de más de cuatro millones y que «incumple la regla de gasto por más de 28 millones». El popular sostuvo, con los números de 2017 en la mano, que «no saben gastar y encima, para este año, incrementan el gasto nueve veces más de lo permitido. Es un engaño a los ovetenses, muy alejado de las posibilidades reales de este Ayuntamiento. No se puede pilotar un portaviones si no se sabe subir a una bicicleta».

Rodríguez insistió en que los errores del presupuesto «tienen consecuencias». «La gente se cansa, las inversiones no se ejecutan y se van al cajón con los impuestos de los ovetenses, y del cajón al remanente, y del cajón del remanente al de la inejecución y de la inejecución al ajuste negativo en el siguiente presupuesto», expuso. Y pidió al equipo de gobierno que reflexione: «Si a un Ayuntamiento le sobra el 20% del presupuesto, ¿no será que tiene intervenidos los bolsillos de los vecinos?».

Rosón se defendió: «Ejecutamos 47 millones de euros más de gasto que el PP en su último año de gobierno. Es más, incluso si no contamos el pufo de Villa Magdalena, ejecutamos 14,2 millones de euros más que el PP». También defendió que tras la modificación presupuestaria para pagar el Calatrava, «los ovetenses no lo van a notar en su bolsillo, lo hicimos ya con Villa Magdalena», y recalcó que «cuando el PP tuvo que pagar Cinturón Verde, recortó 2 millones de euros en servicio de limpieza, recortó becas y recortó subvenciones», concluyó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos