Los pliegos premiarán los platos con productos ecológicos

Los pliegos premiarán los platos con productos ecológicos
M. ROJAS

La contratista deberá contar con los certificados de sus proveedores y especificar las cantidades

G. D. -R.

La concejala de Educación, Mercedes González, explicaba el pasado otoño que su intención, tras consultar al Consejo Escolar, era «lograr una mejoría clarísima en cuanto a alimentación y el factor humano, en cuanto al personal que atiende a los pequeños a la hora de comer en el colegio». Tanta como para que los pliegos del nuevo contrato contemplen la inclusión de comidas elaboradas exclusivamente con alimentos ecológicos. Con este fin, las bases otorgarán diez puntos a la empresa que proponga servir nueve menús al trimestre elaborados exclusivamente con materias primas de producción ecológica. Para ello la contratista deberá presentar los correspondientes certificados de los proveedores, el listado de materias primas y sus cantidades por menú.

En la actualidad, diecinueve centros públicos ofrecen servicio de comedor escolar. Son el Baudilio Arce, Buenavista I y II, Colloto, Dolores Medio, Fozaneldi, Lorenzo Novo Mier, Pablo Miaja, Parque Infantil, La Ería, San Pedro de los Arcos, Veneranda Manzano, Ventanielles, Germán Fernández Ramos, Tudela Veguín, San Claudio, Poeta Ángel González, Carmen Ruiz-Tilve y Guillén Lafuerza. Entre todos, suman 3.225 usuarios de almuerzo, 402 de desayuno, más casi otro millar durante los periodos de apertura de los centros escolares durante las vacaciones.

Todo ello cuando el gobierno municipal ha aumentado desde 2015 a este curso en un 70% las ayudas de comedor. De 1.600.748 euros de aquel curso a los 2.736.205 del actual, lo que se traduce en 4.856 niños becados por los 3.533 que había hace dos cursos. También invierte actualmente 220.600 euros en becas de desayuno.

El aumento de las ayudas ha disparado la demanda del servicio y tensionado la organización del mismo. El colegio público Parque Infantil, por ejemplo, tiene este año, por vez primera, tres turnos de comedor: de 13 a 14, de 14 a 15 y de 15 a 16, para los más mayores de los 250 alumnos que comen a diario en el centro. Todo ello causa problemas con los horarios de las extraescolares y una notable carga de trabajo para las cuidadoras. La escena se repite en muchos otros centros de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos