La Policía desmanteló la banda de georgianos de madrugada cuando iba a dar un nuevo golpe

Los dos georgianos fueron detenidos en la calle Regenta.
Los dos georgianos fueron detenidos en la calle Regenta. / MARIO ROJAS

Los detenidos por robos en pisos visitaron tres barrios en una misma jornada | Uno de los dos arrestados en la calle Regenta ha quedado en libertad provisional y el otro ha sido extraditado

ROSALÍA AGUDÍNSUSANA NEIRA OVIEDO.

Altamente especializados y muy rápidos, hasta el punto de que en una misma jornada vigilaron viviendas de El Cristo, Teatinos y Ciudad Naranco. Los dos georgianos, detenidos la noche del martes por la Policía Nacional y que pertenecían a una «célula criminal» que había alquilado una habitación en Oviedo como centro de operaciones, pasaron ayer a disposición judicial. Uno ha sido extraditado y el otro ha quedado en libertad provisional, con la obligación de comparecer en los juzgados cada dos semanas.

Con esta operación, la Jefatura Superior da por desmantelado este grupo, aunque no descarta que haya más redes de este tipo actuando, por lo que se recomienda extremar la vigilancia para, como ha ocurrido a más de una decena de ovetenses este verano, no encontrarse la cerradura forzada a través de métodos como el 'bumping' o el 'ganzuazo' y la casa desvalijada a la vuelta de las vacaciones.

Los detenciones se produjeron el pasado día 9 de madrugada, tal y como adelantó ayer este diario, y evitaron nuevos robos. Según la información facilitada ayer por la Policía Nacional, estos dos georgianos responden a las iniciales de Z. R., de 42 años, y A. L, de 32. Ambos cuentan con antecedentes en España por robos similares. Uno de ellos se desplazó desde Torrevieja, donde figura su domicilio tras trasladarse desde su país recientemente. El otro, también recién instalado, voló desde Alemania hasta Madrid. Ya el año pasado había sido detenido por robos en Santander, por lo que sobre él había una orden de expulsión dictada por la Delegación de Gobierno de Cantabria. Tras fijar Oviedo como base, se hospedaron en una habitación alquilada para evitar el control de hospederías y pasar más desapercibidos.

La investigación policial se centró en estos dos individuos el lunes. Ese día, entraron y salieron en cuestión de minutos de varios portales de la calle Fuertes Acevedo. De ahí cogieron el vehículo y se desplazaron hasta la zona de Los Prados, donde «tras aparcar volvían a observar viviendas, confirmando que nuevamente entraban en una de ellas para salir a los pocos minutos». Y de ahí, con el mismo modus operandi, a Ciudad Naranco. Los agentes no les perdieron de vista aunque, como destacó la Jefatura, los georgianos adoptaban «fuertes medidas de seguridad» para intentar detectar el seguimiento, algo que no lograron.

Rastreo

Tras el rastreo por los barrios, estos dos ciudadanos del Este regresaron a la habitación alquilada. «Ante el convencimiento de que esa misma noche podrían actuar y al ser imposible controlar todos los domicilios que habían sido visitados o marcados por los investigadores, se continuó con la vigilancia y seguimiento». A las 00.15 horas del pasado día 9 salieron del domicilio y recogieron su vehículo, con dirección a Fuertes Acevedo.

Para evitar que robaran de nuevo, «los agentes procedieron a su detención en ese mismo momento», logrando identificarlos y pillarlos con material para los robos. Ninguno de los dos colaboró con los agentes. «Como es habitual en los miembros de estas mafias, no facilitaron ningún dato, ya que su código de conducta les obliga a guardar secreto absoluto cuando son detenidos», desveló la Jefatura Superior.

Esta misma noche fueron trasladados a Comisaría. Los policías continuaron su trabajo con la inspección de la habitación alquilada. En el registro intervinieron más material para entrar en las casas. También requisaron dos teléfonos móviles de seguridad que utilizaban para mantener contacto sólo entre ellos.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada Policial de la Policía Judicial de la Jefatura ha logrado desmantelar este grupo que aspiraba a aumentar su presencia en la ciudad. «Tendría como objetivo el establecer una infraestructura estable para recibir a más miembros del grupo y continuar con la actividad criminal», destacó en la nota de prensa. También llamó especialmente la atención de los agentes su rapidez a la hora de actuar.

Ante la posibilidad de registrar más robos este verano, la Jefatura insistió ayer en que se deben extremar las precauciones y en caso de detectar los testigos de plástico en las puertas o encontrar la entrada forzada, se debe llamar al 091.

Más noticias

Fotos

Vídeos