La Policía disuelve un botellón en la primera jornada de San Mateo

Jóvenes practicando el botellón, el viernes por la noche. / PIÑA
Jóvenes practicando el botellón, el viernes por la noche. / PIÑA

Esta intervención en la plaza del Ayuntamiento se suma a otras actuaciones por consumo excesivo de alcohol en una noche «tranquila»

CECILIA PÉREZ D. L. OVIEDO. OVIEDO.

La primera noche de San Mateo discurrió «tranquila» y «sin incidentes reseñables». Quizá la lluvia caída de manera intermitente durante la jornada nocturna del viernes disipó las ganas de fiesta y de los temidos botellones.

La Policía Local solo tuvo que intervenir, junto a efectivos de la Policía Nacional, en la plaza del Ayuntamiento para disipar una «concentración» de jóvenes que ocuparon los soportales de la casa consistorial con la intención de realizar allí un botellón, según informaron fuentes de la Concejalía de Seguridad Ciudadana.

Aún así, muchos eran los jóvenes que acarreaban bolsas cargadas de bebidas alcohólicas, refrescos e hielo por las calles de la ciudad. La plaza del Sol, la del Paraguas y las inmediaciones del Ayuntamiento fueron algunos de los puntos donde se pudo ver a pequeños grupos de jóvenes bebiendo en la calle sin que se registrara incidente alguno.

La Ordenanza de Seguridad Ciudadana establece la posibilidad de multar a quien beba alcohol en la vía pública. En febrero de 2016 el área de Seguridad Ciudadana estrenó un dispositivo policial contra el botellón cuyas actuaciones se ven intensificadas en fechas claves, como la temporada de fin de exámenes o del curso universitario.

Dos operarios limpian con mangeras la plaza de Trascorrales a primera hora de la mañana de este sábado.
Dos operarios limpian con mangeras la plaza de Trascorrales a primera hora de la mañana de este sábado. / PIÑA

El objetivo del operativo, que ve incrementado el número de agentes policiales destinados a este turno, busca preservar la convivencia en las zonas de ocio nocturno, especialmente en El Antiguo. La noche del viernes, la primera de esta nueva edición de San Mateo, discurrió sin incidentes relacionados con el botellón.

Las intervenciones policiales se limitaron a atender alguna que otra intoxicación etílica y a una sanción a un conductor que dio positivo en alcohol en uno de los controles efectuados por los agentes de la Policía Local durante la madrugada del sábado. La noche terminó con las tareas de limpieza que se iniciaron tras el cierre de los chiringuitos y se prolongaron hasta primera hora de la mañana de ayer.

El sindicato funcionarial CSIF-SAS emitió ayer un duro comunicado en el que criticaba «el tan cacareado plan de seguridad de las fiestas», que calificó como «un telón muy colorista, pero detrás hay muy poco decorado».

El colectivo lanza una advertencia: «La Policía Local no tiene preparación técnica ni dotación material para hacer frente a un ataque indiscriminado contra masas, carece de armas largas y de formación específica para afrontar este tipo de situaciones».

En la sección sindical se quejan además de la escasez de vehículos y de equipos de comunicaciones, mientras que «la brigadilla de Policía Judicial, no uniformada, sale todos los días de fiesta y genera en una semana 22.000 euros en horas extras».

A ello se añade, afirma, que «los ejercicios prácticos con las armas cortas se han dejado de hacer al desviar las dotaciones de munición de cada agente hacia los componentes del equipo de tiro». «Han consumido cartuchos extraídos de la armería sin pasar por el control del responsable de la misma», asevera.

«Cuestionamos el supuesto plan de blindaje de El Antiguo. Se han puesto unos bolardos muy bonitos y coloridos en la calle San Francisco, que por su disposición son absolutamente ineficaces, y el resto de accesos a la zona tienen paso libre», censura la central.

Fotos

Vídeos