La Policía Local rescata a un anciano con alzheimer que llevaba 48 horas solo

El edificio donde ocurrieron los hechos. / MARIO ROJAS
El edificio donde ocurrieron los hechos. / MARIO ROJAS

El cuidador, vecino del mismo edificio que el anciano, fue encontrado muerto en su casa de la calle Buenaventura Paredes de Pumarín

M. ACEBAL OVIEDO.

La Policía Local rescató este miércoles a un hombre con alzheimer que llevaba 48 horas sin recibir cuidados en su casa, situada en el barrio de Pumarín, en el número 20 de la calle Buenaventura Paredes. El anciano, de 79 años, recibía atenciones regulares de su cuidador, un hombre de 71 años que vivía en el piso superior del mismo edificio, donde los agentes lo encontraron muerto.

Los vecinos ya llevaban varios días sin percibir las frecuentes visitas del cuidador, el cual atendía al enfermo de alzheimer, al necesitar este atenciones de todo tipo. De este modo, al notar la ausencia del cuidador y al constatar que había luz en la vivienda del anciano, llamaron alertados a la Policía. Los servicios de emergencia registraron la llamada a las 20:15 horas del miércoles 16.

Los agentes acudieron a la vivienda tras recibir la llamada y fue necesaria la intervención de los bomberos para derribar la puerta y poder acceder al interior del piso. Dentro de la casa encontraron al enfermo de alzheimer, en muy mal estado recostado en un sofá, tras pasar dos días sin ninguna atención. El hombre, de 79 años, fue hospitalizado inmediatamente de urgencia en el HUCA.

La Policía Local, seguidamente, accedió a la casa del cuidador, en el piso de arriba. El hombre de 71 años fue encontrado sin vida. Según informó la Policía Local, este varón llevaba al menos dos días muerto. A la espera de los informes forenses definitivos, todo apunta a que murió por causas naturales, al no presentar el fallecido con signos de violencia. Al parecer, el cuidador no contaba con familiares o conocidos cercanos, por lo que será el Ayuntamiento el que se encargue de su sepelio.

Hasta allí se desplazaron tanto agentes de la Policía Local como de los Bomberos y los servicios sanitarios, que no pudieron más que certificar su muerte.

Otras muertes

El caso guarda similitudes con el sucedido en La Felguera en marzo. Donde una mujer con problemas siquiátricos convivió con el cadáver de la persona que la atendía, su hijo durante al menos dos semanas. El luctuoso hecho fue descubierto después de que la propia mujer alertara a una vecina al decirle que estaba encerrada y que supuestamente recibía malos tratos de su hijo con el que convivía. Cuando los agentes accedieron al interior de la casa lo hallaron muerto.

Fotos

Vídeos