La Policía recoge muestras en el incendio del concesionario

La campa donde se produjo el incendio. / PIÑA
La campa donde se produjo el incendio. / PIÑA

Busca acelerantes y más pruebas de que el fuego, que destruyó siete coches en la trasera de las instalaciones fue provocado

G. D. -R. OVIEDO.

Agentes de la brigada de Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de Asturias recogieron ayer muestras y buscaron indicios en la campa del concesionario de Artedo Motor donde ardieron, en la tarde noche del sábado, siete coches, valorados en más de 100.000 euros, en un incendio provocado, según fuentes del área de Seguridad Ciudadana.

Las muestras, confirmaron desde la jefatura policial, no pasarán por el laboratorio hasta esta mañana para buscar si se emplearon acelerantes para forzar el avance del fuego, de qué tipo y si se emplearon en todos o en solo alguno de los coches que ardieron. De aparecer algún producto químico, sería la confirmación de que el suceso no fue fortuito.

El incendio se desató en la tarde noche de Reyes, a las 20.30, en el concesionario de Fiat y Alfa Romeo, Artedo Motor, ubicado en Cerdeño. Al llegar, los Bomberos comprobaron que la valla del recinto -una campa donde se estacionan vehículos en stock y de taller- había sido cortada con una cizalla.

Los efectivos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Oviedo, por su parte, tuvieron que emplearse a fondo para sofocar las llamas y que estas no saltaran a más vehículos, ya que en el entorno de los afectados por las llamas había más de otro centenar de coches. Con el acceso complicado al estar ocupado con los vehículos, los bomberos no pudieron acercar los camiones hasta el origen del fuego. De esta manera, se vieron obligados a emplear líneas de agua largas, lo que prolongó los trabajos para controlar, primero, y extinguir a continuación las llamas hasta las 22.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos