«¿Cómo es posible que el PP en 24 años no cambiase una coma de la SOF?»

Valiño, en la Casa Consistorial. /MARIO ROJAS
Valiño, en la Casa Consistorial. / MARIO ROJAS

Diego Valiño, concejal del PSOE: «En Twitter me hacen preguntas de todo tipo y, cuando tengo respuestas las traslado; mis compañeros me contestan siempre»

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El concejal socialista Diego Valiño (Oviedo, 1986) representa a su partido en la SOF (Sociedad Ovetense de Festejos) y la FMC (Fundación Municipal de Cultura), además de presidir el distrito urbano 2 (De Ciudad Naranco a parte de San Claudio). Pero quizá es más conocido por su gran actividad en las redes sociales.

-¿Sigue oliendo a humo su casa después del incendio de Pumarín?

-No, por suerte no. Después de un mes, con las lluvias que hubo, se fue. La vista que tengo desde mi ventana es de escombros, fea.

-¿Cómo lo vivió?

-Estaba en el Ayuntamiento, era jueves. Por un 'whatsapp' del grupo municipal Ana (Rivas) me pregunta: '¿Qué tal estás, Diego?'. Pensaba que era porque estaba griposo y me empezó a hablar de un incendio. Cuando salí, vi la humareda. Me llamó el presidente de la comunidad y me fui con el alcalde. Pensé que iba a tener bastantes consecuencias. Sobre las ocho de la tarde, cuando nos dejaron entrar, los desperfectos no eran los que imaginaba. Fueron las persianas derretidas, los cristales rajados, y el suelo con las juntas separadas.

-¿Tuvo miedo?

-No. Cuando llegué, estaba todo el mundo desalojado. Si hubiese sido un fin de semana me hubiera pillado en la cama. Era una situación complicada, un patio interior. El bazar y el garaje del 36 no han abierto aún. Teníamos el precedente del incendio de Uría y la muerte de Eloy (Palacio, bombero fallecido en el siniestro), que fue sin duda el peor momento como concejal.

-¿Le siguen preguntando los vecinos? Habla mucho por Twitter.

-Sí, me acaban de preguntar por el riego en Luis Oliver, que hoy (el viernes, para el lector) está lloviznando y se malgasta el agua... Me dicen los técnicos que no ha llovido lo suficiente para no regar por la mañana y que luego no se puede. Me hacen preguntas de todo tipo y, cuando tengo las respuestas, las traslado. En elecciones es verdad que las cuentas están muy activas, luego se acaba.

-El alcalde, sin ir más lejos.

-Te tiene que gustar. Hay a quien le gusta más reunirse.

-¿Se puede hacer política en 140 caracteres?

-A veces necesito 12 tuits para explicar una posición. Intento que la respuesta sea completa.

-¿Qué aporta a los ciudadanos su presencia continua en las redes?

-Los políticos tenemos que dar una sensación de cercanía; otra cosa es que lo que digamos guste o no. Mucha gente debate conmigo. Por ejemplo, ponen en tela de juicio el verano de Oviedo. Me parece muy subjetivo, hay variedad.

-El cartel de San Mateo dio mucho juego en las redes.

-Ha sido un éxito, nunca se ha hablado tanto de un cartel como esta vez. Los 'memes' han sido simpáticos; el de Caunedo el que más.

-¿Anécdotas de llevar las redes de Moncloa en la última etapa de ZP?

-Recuerdo la situación en 2010 cuando la huelga de controladores. Había terminado el Consejo de Ministros y mi jornada. Teníamos dos monitores y a las siete de la tarde empezaron a decir que había problemas en los aeropuertos. Me quedé un ratín y estuve hasta las cuatro de la mañana. Fue una noche frenética.

-¿Qué tal su camino de Santiago?

-Es una experiencia maravillosa, tenemos que promocionarlo. Encontré a gente de todo el mundo, pero asturianos cero. Nos queda explotarlo comercialmente como Galicia.

-Se critica mucho a los políticos profesionales. ¿En qué trabaja actualmente?

-Tengo el orgullo de representar a mis vecinos, los siete días de la semana veinticuatro horas al día.

-Sus compañeros tienen áreas amplias, pero usted ninguna.

-Sí, pero es la mejor manera de aprender. Te posibilita que te puedas interesar por todo. Necesitas un tiempo de adaptación; la política no es una cosa fácil, aunque parezca desde fuera que tenemos poder, luego vienen la economía y la técnica.

-Hay cierto rifirrafe ahora con la SOF, el PP les acusa de no hacer lo que tampoco ellos hicieron.

-En las dos últimas juntas de gobierno a Belén (Acevedo) debería aportar allí sus ideas y, sin embargo, las difunde en prensa. Cuando leo sus peticiones, pienso, ¿y vosotros que os pasasteis 24 años, como es posible que no modificaseis ni una coma si os parecía todo mal? No quiso rebatirme.

-IU y Somos apuestan por una empresa pública para la gestión de las fiestas, ¿cuál es su modelo?

-Aún no lo hemos debatido en el grupo socialista, lo haremos después de las fiestas. El futuro de la SOF lo tendrán que decidir los 3.000 socios que tiene.

-Creo que este asunto lo ha dejado sin vacaciones.

-Sí, el problema de la SOF y de la FMC es que no es sustituible el puesto como en las comisiones. Por responsabilidad tengo que esperar.

-¿Cómo está el distrito dos?

-Tenemos que concretar las inversiones, en qué se van a destinar las de 2017. Nosotros lo tenemos aprobado, pero si el resto no -por ejemplo, para parques infantiles-, ntendremos que esperar. No se pueden hacer siete contratos. Hay que mejorar la participación ciudadana; un tuit sarcástico dijo que los carteles de San Mateo generaron más participación. No tenemos cultura de distritos, la gente sigue acudiendo al concejal del área o pidiendo reunión al alcalde.

-¿Hay tensiones entre los socios del gobierno?

-Depende de para quién. Mi relación con todos es muy buena. Cuando tengo que preguntarles algo que me han dicho en Twitter, todos me responden. También, cada uno tiene una posición distinta. Pero es normal, somos partidos tres distintos.

-¿Y entre las corrientes del socialismo ovetense?

-Ahora mismo la AMSO está bastante calmada, no sé si después de la FSA volverá a haber dos bandos como ocurrió a nivel federal.

-¿Repetirán el tripartito y usted en 2019?

-Quiero que la izquierda siga. gobernado mi ciudad. Yo estoy a disposición del partido.

Más noticias

Fotos

Vídeos