La Preba de la Sidra aspira a convertirse en fiesta de interés turístico regional

La calle Gascona a mediodía, repleta de personas participando en la Preba. / MARIO ROJAS
La calle Gascona a mediodía, repleta de personas participando en la Preba. / MARIO ROJAS

«Cerca de 3.000 personas» baten el récord de participación en la degustación de Gascona | El público descorcha 9.000 botellas de «sidra muy buena» de los diecinueve llagares participantes

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

La XIX Preba de la Sidra de Gascona, que ayer atrajo a «cerca de 3.000 personas» a comprar la degustación -aún más se pasaron a mirar- del caldo de diecinueve llagares según los hosteleros, podría contar en su vigésima edición con un distintivo de calidad: el de fiesta de interés turístico regional. «Vamos a impulsar desde el Ayuntamiento y llevar tanto al Pleno como a la Junta General la petición de declaracion de fiesta de interés, porque creemos que la sidra es un elemento vertebrador de Oviedo», anunció ayer la vicealcaldesa de la ciudad, Ana Taboada, acompañada de la diputada regional de Podemos Paula Valero y la edil Andrea Álvarez.

La organizadora Asociación de Sidrerías de Gascona aplaudió la iniciativa. «Lo apoyamos, ya se planteó en ediciones anteriores. Esta vez va a salir adelante», declaró el presidente de la entidad, Francisco Colunga, quien subrayó que «es importante para asentar los festejos en la calle. Fuimos los primeros que hicimos las pruebas de sidra populares en Asturias». Para Ricardo Suárez, de La Noceda, «tenía que haberse hecho hace años» porque «la sidra es una seña de identidad asturiana, un hecho diferencial».

También los asistentes a la fiesta aplaudieron la iniciativa de Taboada. «Tiene que ser de interés. Se reúne mucha gente, se bebe y se disfruta. Y pruebas cosas, si no bebo la sidra de siempre», comentó Patricia Riesgo, de Oviedo. «Sería genial», resumió Adrián Jiménez, visitante de El Entrego.

La declaración de fiesta de interés regional es, sobre todo, un elemento de promoción, aunque también da preferencia en el acceso a subvenciones regionales. Se concede a fiestas que ponen en valor «cultura y tradiciones populares» con arraigo, originalidad y «capacidad de atracción de visitantes de fuera de la región». Es preciso presentar una memoria explicativa y contar con informes favorables del Consistorio y de Patrimonio Cultural.

Más información

Ambiente y premios

Un mediodía de veinte grados y sin una nube animó a que se descorchasen más de 9.000 botellas de sidra, según Colunga. El hostelero estaba pletórico: «Esto es fantástico, la calle está resplandeciente de sol y de gente». También señaló el movimiento en los puestos de pinchos, que son «fundamentales para forrar» y continuar la ruta sidrera.

La Preba tiene ya sus incondicionales, que abarrotaban el Bulevar de la Sidra, atraídos por el buen tiempo y el ambiente festivo. «Somos los 'pesaos' de Gascona, venimos todos los años. La sidra es muy buena, y lo que nos falta», señaló el ovetense Isi Roldán.

También gustó a los debutantes, como el gallego Jorge Rente, que disfrutó con sus amigas de unas sidras que estaban «en general bien» y a la estudiante de Ponferrada Rebeca Casal, que acudió, con gorritos incluidos, a celebrar su cumpleaños y «a beber mucha sidra y comer un bollo preñao». Otra ovetense que se estrenó, con su familia, fue Inés Zarauza, para quien estaba «muy rico todo» pero había «demasiada gente» e iba mirando «que no me pisen».

El toque moderno lo puso el pregón de 'Hortensia', una maruja aficionada a la sidra y a la poesía, personaje de la plataforma de 'youtubers' asturianos Playpresta. En tono desenfadado, recitó poesía en asturiano: «Sidra del duernu, peligroso / bebite en demasía / y ahora tengo el culo / que vomita poesía».

Otra novedad de este año fue un gesto solidario de los hosteleros. Entregaron un cheque de 1.500 euros, aproximadamente el 10% de la recaudación de la Preba, a la Asociación Galbán, que ayuda a niños con cáncer.

Pasadas las tres de la tarde, la jornada acabó con la entrega de premios. No hubo sorpresas. El jurado profesional, presidido por Maximino Villarica y que probó el caldo de la mano de Salvador Ondó, campeón de Asturias de escanciado, eligió una vez más a Trabanco como la marca ganadora. Las cerca de 1.000 personas que votaron su sidra favorita, otro récord de esta edición, también coronaron de nuevo a Viuda de Angelón. Además, La Llarena, negocio de Tineo, se llevó el premio a la etiqueta más guapina.

El broche de oro lo puso la emotiva entrega del premio honorífico 'Una vida dedicada a la sidra' a Manuel Antonio Rodríguez, 'Toni', recientemente jubilado de la sidrería El Pigüena tras 28 años al frente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos